Saca lo mejor de ti.

Cualquiera puede sonreir y ser amable en los mejores momentos de su vida.
Cuando todo marcha bien y nos sentimos cómodos y contentos es muy fácil tener una actitud positiva y tratar a todos con alegría.
Pero también cuando todo está bien es cuando menos crecimiento tenemos.

No me mal entiendan, soy el primero en creer que todos merecemos ser felices y vivir en paz y armonía, pero como diría M. Andretti: “Si todo está bajo control, es que vamos muy despacio”.

Con todo lo bueno y tranquilizante que es vivir seguros y tranquilos, definitivamente son los momentos difíciles los que ponen a prueba nuestro temple y los que nos hacen crecer y aprender.
“Son los problemas los que ponen de manifiesto nuestros talentos” decía Robin Sharma en uno de sus libros.

Lo importante entonces no es cuantos momentos buenos y malos tienes en tu vida, sino cual es la actitud que mantienes frente a cualquier circunstancia.
Todos tenemos días maravillosos en los que todo marcha a nuestro favor y por lo tanto nos sentimos seguros, fuertes, alegres y animados.
Pero también todos, sin excepción, cruzamos por situaciones y eventos difíciles, complicados y dolorosos en los que lo acostumbrado es sentirnos víctimas y deprimirnos pensando que todo el mundo está en nuestra contra.

¿y por qué digo “acostumbrado” y no normal? Porque, aunque sé que hay reacciones y emociones naturales ante ciertos eventos, también creo que muchas de nuestras reacciones ante los momento difíciles se deben a dos cosas:

  • El miedo a lo desconocido, a no saber que es lo que sigue y como se van a resolver los retos que estamos enfrentado.
  • Y a conductas aprendidas de nuestra familia, amigos y nuestra comunidad. Y es que desde pequeños vemos como nuestros padres y familiares responden ante todo y como es natural los comenzamos a imitar. También hacemos lo mismo cuando de adultos laboramos para alguna empresa en particular y, por buscar aceptación, nos mimetizamos con sus buenas y también malas costumbres, entre las que está sin duda, la forma de responder para determinadas ocasiones.

Es natural sentirnos presionados ante situaciones de alto estrés. Es normal sentir angustia, coraje, dolor, tristeza y enojo también. Pero también es normal (solo que nadie nos lo dice), querer y hacer un esfuerzo para sentirnos mejor a pesar de lo difícil del momento por el que estemos atravesando.

Algunas de las lecciones que algunas personas, en pláticas, en libros, en blogs y de otras formas han compartido conmigo para salir adelante de los periódos más complejos de nuestras vidas son:

  1. Nunca pierdas de vista que no importa lo que esté sucediendo, todo con el tiempo pasa y queda atrás. Esta en ti la decisión de llevarte contigo al futuro el enojo y la descepción o dejarlos atrás y traer solo las lecciones aprendidas por esa situación.
  2. No importa como respondan los demás, cada quien tiene su propio temperamento, personalidad y carga personal. No olvides que está en cada uno de nosotros el derecho de decidir cómo queremos responder ante cada reto; con gritos, enojos y violencia como la mayoría. O con serenidad, paciencia y optimisimo. Se tu mismo y olvida si tus papás o abuelos se enojaban por cualquier cosa, tú no tienes porque hacerlo así.
  3. Elije siempre muy bien tus palabras. Cuando estamos enojados nos encontramos realmente transtornados y perdemos fácilmente de vista como nuestro coraje puede afectar a los demás, y por supuesto con frecuencia decimos cosas de las que nos arrepentiremos dos segundo más tarde. Mide tus palabras. Como diría Robin Sharma: “Las palabras que utilizas influyen en el tipo de vida que vives. Úsalas sabiamente”.
  4. Entiende que no todo lo tienes que resolver siempre tu. Define exactamente qué es lo que quieres resolver de la situación en que te encuentras y trabaja duro para lograrlo, pero al mismo tiempo aprende a soltar las cosas. Comprende que en la vida existe una fuerza mayor a ti la cual te está ayudando ya. Así que déjala trabajar. No importa si eres religioso o qué religión profesas, llámale Dios, Universo, Energía o Vida. De todas formas esta gran fuerza trabaja siempre a tu favor.
  5. Enfrenta tus miedos. ¿Cuantos de los problemas a los que nos enfrentamos en nuestras vidas no los habremos provocado nosotros mismos a causa de nuestros miedos? “No corras de tus miedos pues tu miedos correrán hacia ti”, dice un sabio por ahí “Corre hacia ellos y sácalos a la luz, no hay sombra que no desaparezca ante un poco de luz”.
  6. Define tu posición ante la vida. Elije tu visión. Existen básicamente dos tipos de personas en este mundo, las negativas que siempre están búscandole lo malo a cada cosa.
    Y las positivas, las que han decidio ver su mundo lleno de luz y de rodearse de gente y situaciones positivas. ¿Y que creen? Cada quien en este mundo tiene lo que a gritos o en silencio pide.

Ahí las tienen, algunas de las mejores lecciones que grandes personas me han compartido.
Estoy seguro de que no son las únicas formas de enfrentar los retos difíciles de la vida y seguramente muchos de ustedes tengan nuevos puntos de vista, así que por qué no los comparten y los dejan a modo de comentario para que todos los demás los puedan leer.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: