GPS.

¿Han usado un GPS en alguna ocasion?

Yo sí. Hace unos días, en un viaje de trabajo, me ví en la necesidad de rentar un coche para poder transportarme fácilmente de un lugar a otro, y contrario a lo que normalmente acostumbro hacer cuando rento un carro (compulsivamente veo mapas en Internet, me conecto a Google Earth, pido mapas en el local de la renta de autos y trazo caminos y rutas por adelantado), en esta ocasión pedí el automóvil con un GPS.

Un GPS o Global Positioning System es, para aquellos que no están tan familiarizados con los últimos avances tecnológicos, un sistema de ubicación geográfica, que envía una señal a un satélite, o a 27, para ser más exacto, que a su vez ubican perfectamente el lugar desde donde dicha señal es emitida, reflejándola así sobre un mapa. De modo que, el usuario del GPS puede ubicarse en el mapa, escribir la dirección del destino al que quiere llegar y ¡voila! Como por arte de magia el pequeño aparatito comienza a trazar el camino a seguir en una pequeña pantalla, a la vez que también una voz va girando instrucciones de en cuantas millas habrá que dar vuelta, hacia donde, dándote inclusive hasta el nombre de la calle en donde habrás de entrar.

Como se podrán imaginar, al inicio estaba yo realmente impresionado y emocionado, tal como un pequeño niño con un juguete nuevo. “Que cosa tan más simple, que increible, no más preocupaciones de como llegar”, pensaba yo maravillado.
“¿No sería genial si así funcionaran nuestras vidas también? Tan solo decir a donde quiero ir, hasta donde quiero llegar y que un pequeño guía nos vaya diciendo con exactitud cada movimiento que hacer para llegar hasta ese lugar” me preguntaba equivocadamente y en silencio.

¿Y por qué equivocadamente? Probablemente se estén preguntado.

Es muy sencillo en realidad. Verán, a los pocos días de conducir guiado por este aparatito, me dí cuenta de una cosa: simplemente no conocía la ciudad.
Me había vuelto flojo, no me había tomado la molestia de ni siquiera fijarme en los nombres de las calles ni en mis alrededores. Estaba totalmente a la merced de un descerebrado aparatejo que se había apoderado de mi destino, cuando lo único que podía hacer en realidad, era recomendar caminos previamente trazados por otras personas que sí se habían dado a la tarea de escoger lo que para ellos parecía la mejor ruta. ¿pero que tal si en el camino yo quería tomar una desviación o un detenerme a tomar un descanso? ¿que pasaría si yo decidiera tomar otro rumbo? Comencé entonces a desviarme de la ruta que aparecía en el monitor, pero cada vez que lo hacía se escuchaba la robotizada vocesita aquella que fríamente decía: “RE-CAL-CU-LAN-DO-RE-CAL-CU-LAN-DO” y que necía, me volvía a decir por donde ir.

Entonces me armé de coraje y, a pesar de haber pagado por adelantado la renta de aquel enajenante dispositivo, lo quité del tablero del auto, lo desconecté del encendedor del coche y lo enterré en el rincón más profundo y recóndito de … la guantera del automóvil.
Así, tomé mi austero mapa y volví a confiar en mi sentido de orientación, que no es por nada, pero siempre ha sido muy bueno, y retomé el control de a donde y sobre todo por donde quiero ir.

Claro que sería muy cómodo que alguien nos guiara en nuestras vidas y nos dijera como, donde y cuando. Seguramente no tendríamos nada de estrés ni de preocupaciones, pero tampoco nada de iniciativa, experiencia y conocimiento.
Y pensar que muchos en efecto le otorgan a otros el poder de dirigir sus vidas. Con tal de no cargar con las culpas de sus errores, son capaces de ceder su iniciativa a religiones, creencias, compañías, sociedades y sí, a familiares también.
Le confieren a otros el poder de decidir por donde avanzar, o mejor dicho, quedarse estancados en sus vidas, creyendo que una fría y calculadora vocesita les seguirá diciendo de por vida: “CAL-CU-LAN-DO-CAL-CU-LAN-DO-DA-VU-EL-TA-Y-A-VAN-ZA-DE-TEN-TE”.

No, definitivamente eso no es para mi. En lo que a mi respecta seguiré trazando yo mismo el rumbo por el que quiero llevar mi vida, continuaré visualizando claramente a donde quiero llegar y cada vez que me tope con una desviación (porque si algo es seguro es que las habrá), me tomaré un respiro, fijaré fírmemente mi mirada en mi destino y volvere a tomar mí camino, aprendiendo, experimentando, creciendo, disfrutando y compartiendo.

Y por supuesto, la próxima vez que rente un coche, ¡nada de GPS!

Anuncios

Un comentario el “GPS.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: