Un año más con saldo a favor.

Hace un año escribí una serie de 4 entradas en este blog donde contaba lo afortunado que era pues estaba iniciando el 2007 con un saldo a favor. Durante cuatro capítulos enlisté las razones por las que, tan agradecido, afirmaba este hecho, pues tenía motivos de sobra para así hacerlo.
Y este año, una vez más, lo puedo a agradecer así. Recuerdo incluso, hace poco, decirle a alguien: “Es que cada año es mejor” y así ha sido en verdad. No solo porque la suerte me ha sonreído, como muchos podrían pensar, sino porque yo también le sonrío a ella.

¿A qué me refiero con esto?
A que he aprendido a ser profundamente agradecido con la vida y dar gracias día a día por todas las bendiciones que he recibido. Y sí, dentro de ellas cuento también a los retos grandes y pequeños que he tenido que enfrentar, pues cada uno de ellos, por difíciles que hayan sido han resultado, siempre y sin falta, ser una lección de vida que me ayuda a prepararme mejor.
Aquellos que me conocen en lo personal saben que efectivamente soy muy afortunado, pero los que me conocen aún mejor, saben también que, al igual que todos, he tenido que enfrentar momentos realmente difíciles en el pasado. Pero gracias a Dios, a la vida, al universo y esas mismas personas que están y han estado conmigo, logré superar los días de niebla para descubrir que no había más que luz tras aprender la lección.

Se que retos habrán muchos aún, pues es parte de la evolución normal de la vida, pero se también se que siempre habrán más razones para decir, siempre de corazón: “Gracias vida por dejarme vivirte así de feliz”.

Así pues hoy llega el último día del año y una vez más puedo afirmar que comienzo ya el 2008 con un gran saldo a favor.

Un saldo a favor porque:

  • Mi familia y yo estamos sanos y fuertes; llenos de energía, salud y bienestar.
  • Estamos por recibir la llegada de la más bella (después de su mamá claro) niña que jamás haya llegado nuestras vidas. (papá cuervo ¿qué esperaban?).
  • Tenemos un hogar lleno de luz y de amor, repleto de abundancia y de prosperidad.
  • Tanto mi esposa como yo, aún contamos con la luz de nuestros padres con quienes podemos todavía compartir nuestros días. Y por si fuera poco también tenemos hermanos, hermanas, tíos y tías, sobrinos y sobrinas y amigos y amigas con quienes compartir también.
  • Ambos, tenemos unos empleos increíbles, donde podemos trabajar haciendo lo que mejor sabemos y más disfrutamos hacer. Y además, tenemos la oportunidad de colaborar con otros proyectos, escribiendo, entrenando, asesorando y ayudando a otros también.

Así que díganme sino tengo razón en que tengo un gran saldo a favor.

Ahora bien, a pesar de que dicen por ahí que solo cuando enfrentamos grandes dificultades y momentos difíciles es cuando aprendemos y crecemos, yo creo que también de los buenos tiempos podemos aprender.
Estoy convencido de que no es necesario esperar a caer en la enfermedad para apreciar tu salud, ni perder a un ser querido para darte cuenta de cuanto lo quieres o peor aún de todo lo que te falto decirle mientras lo tenías contigo, o quedarte sin empleo para valorar el trabajo que tenías.
Hoy se que todos los días son el mejor día para dar gracias y apreciar todo y a todos a tu alrededor y se también que no basta con decir gracias (eso lo puede decir cualquiera de dientes para afuera, aunque también es un buen inicio: comiencen todos los días dando gracias, aun si lo sienten falso, y verán que al cabo de unos días lo dirán ya con sinceridad), sino que hay que actuar agradecido también, y hoy comprendo que puedo hacer un mejor trabajo para demostrar mi agradecimiento, así que este año pienso hacer un mejor uso de mi saldo a favor:

  • Cuidando más a mi cuerpo y mi salud, y la de mi familia.
  • Siendo más cariñoso y comprensivo con mi esposa (¡sí más aún!).
  • Siendo el mejor padre (aunque primerizo) que pueda ser: amoroso, dedicado, paciente, consentidor en todo momento, más estricto cuando se requiera.
  • Trabajando con mayor empeño y pasión.
  • Compartiendo más tiempo con mis padres, mis hermanos, mis amigos y mi familia en general.
  • Procurando siempre que en mi hogar haya luz y amor y abriéndole las puertas a la abundancia y la prosperidad.
  • Compartiendo esa abundancia con los demás.
  • Deseándoles a todos la mejor de la suerte.
  • Y siempre, día con día y en todo momento, agradecer a la vida todas las bendiciones que nos da y decirle de nuevo: “Gracias vida por dejarme vivirte así de feliz”.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: