¿Eres el líder de tu grupo o tan solo eres el jefe?


No lo niegues, durante años y años de trabajo has visto como muchos directores de grupo, de área o de empresa solo pueden presumir de ser el jefe y nunca de ser un líder.
Has visto como alardean sobre el poder de facto que tiene sobre sus equipos de trabajo por el título que ostentan y haz criticado profundamente su enorme falta de involucración contigo y tus compañeros de trabajo.

Durante mucho tiempo haz desmenuzado a tus superiores y sacado a la mesa de discusión entre co-trabajadores, todas las faltas que tus jefes han cometido, su prepotencia, su abuso de poder, su estilo de trabajo, su falta de tomas de decisión, su falta de conocimiento de su trabajo y del de sus subordinados, siempre reclamaste su falta de atención y reconocimiento a tu trabajo.
Pero algo es diferente ahora, no puedes exactamente señalar que … ah sí! Ya lo recuerdas. Ahora el jefe eres tú.

Ahora tú estás en esa posición a la que, cercana o lejana, siempre aspiraste, ahora tú serás sujeto a dicho escrutinio, ahora serás tú el sujeto de tan severo análisis, pero no te preocupes mucho porque también ahora tú tienes la ENORME oportunidad de decidir si serás tan solo un jefe más o si te convertirás en un líder para tu grupo.

Claro, hay muchas personas que (y esto es lo ideal) actúan como líderes siempre, aun cuando no tengan un título formal en la organización en la que laboran. Pero igual que tu en esta ocasión, ellos también tuvieron que elegir qué camino querían tomar, y la decisión no es tan difícil en realidad. Escoger qué camino tomar puede resultar más fácil de lo que pensabas, solo hay que elegir entre la opción A) ser un jefe ó la opción B) ser un líder.

A) Un jéfe, dirige y gira instrucciones, micro maneja los proyectos, da órdenes y pide reportes de desempeño continuos buscando detalladamente toda oportunidad para reprender a su equipo y mostrarle porque ellos no son aptos para el trabajo que él, como jefe, realiza.

Un jefe jamás se involucra con su equipo, a veces ni siquiera conoce sus apellidos y mucho menos su historia.
Un jefe ordena una tarea e impone una fecha de entrega, aún sabiendo, o peor aún, desconociendo el tiempo real que tomará llevarla a cabo.
Un jefe crítica constantemente y hace sentir menos a su equipo, muchas veces sin siquiera darse cuenta, porque simplemente no está conectado con sus colaboradores.
Un jefe impone su visión, sus decisiones y sus maneras de hacer las cosas.
Un jefe no dura nada en su posición y mucho menos en el recuerdo de la gente que le reporta.

B) Un líder desarrolla y comparte una visión cabal con todos sus colaboradores.

Un líder es un facilitador del trabajo de los demás, jamás impone una manera de hacer las cosas, enseña, opina y sugiere, pero permite que su equipo aproveche sus propios talentos y creatividad para cumplir con la tarea asignada, así un líder desarrolla el talento de su gente y aprende mucho de ellos.
Un líder se involucra a detalle con los miembros de su equipo y en ocasiones, aún si no llega a establecer una amista muy cercana con ellos, si conoce bien su historia, sus sueños, sus necesidades y aspiraciones, su familia y a veces hasta sus amigos, y así un líder ayuda a su equipo a cumplir sus sueños personales también.
Un líder, cuando pide un nuevo proyecto, no impone sus tiempos, pregunta al responsable de este cuento tiempo necesitará y qué recursos va a requerir, y no solo eso sino que le ayuda a obtenerlos.
Un líder jamás critica las debilidades de su gente, por el contrario, identifica cuales son sus fortalezas y les ayuda a desarrollarlas y potencializarlas, y sobre sus áreas de oportunidad, sabe como señalarlas sin lastimar a la personas y mas frecuente que no, trabaja en conjunto con la persona, un plan para superarlas.
Un líder no necesita tener el título de jéfe o director o presidente o gerente o CEO, un líder es un líder en cualquier posición que ocupe.
Puede ser también que un buen líder, al igual que un jefe no dure mucho en su posición, pero siempre ocupara un lugar importante en la mente y el corazón de su equipo.

Y sí, como dije, la decisión es muy fácil de tomar, casi obvia. Pero una vez tomada, lo realmente difícil es actuar con integridad, congruencia y consistencia con tu decisión de convertirte en un verdadero líder. Cierto que algunos días podrás flaquear, pero lo importante es comenzar cada día con la convicción absoluta de ser un líder y una auténtica vocación por servir a tu equipo y ayudarlo a desarrollar su máximo potencial.

¿Así que hoy que decides ser?

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: