De lo cotidiano... y lo no tanto #DLC

Cuando tu trabajo simplemente no se siente como trabajo

Dicen que es grandioso cuando no sientes como trabajo aquello que haces para ganarte la vida, cuando te dedicas a hacer lo que te encanta y hasta te pagan por hacerlo y que, si eres una de esas personas que pueden decirlo, entonces eres parte de un grupo muy privilegiado de gente que ha sabido encontrar su vocación en la vida.

Yo por mucho tiempo traté y traté de hacerlo, de encontrar ese algo que me haría sentir plenamente satisfecho con lo que hago, y sinceramente, aunque siempre he tenido la enorme fortuna de contar con unos empleos geniales y envidiables, nunca había podido decir, del todo convencido, que por fin estaba haciendo lo que amaba hacer. O en palabras de Paulo Coelho, por fin siguiendo mi leyenda personal…Hasta hace un par de años, cuando comprendí que lo que más me realizaba era ayudar a formar talento y líderes, a coachear y asesorar profesionales y construir y relatar historias de éxito para ellos y junto con ellos.

Fue así como mi carrera como publicista tomó más sentido, pues entendí que mi trabajo no era solamente crear campañas de comunicación para mis clientes, cualquier buen publicista puede hacer esto, sino comenzar a conectar más profundamente con ellos y con sus marcas también. Comencé a no limitarme a exigir briefs bien escritos, presentar buenas o excelentes propuestas de campañas y asegurarme de su buena ejecución y medición. Dejé de trabajar para mis clientes y comencé a trabajar junto con ellos, aprendiendo de ellos y compartiéndoles lo que se. Y fue justo en este último paso cuando sentí por fin que no todo mi trabajo se sentía como trabajo ya.

Estaba ahora ayudando no solo a desarrollar campañas de comunicación, pero también a desarrollar el talento de las personas que están atrás de estas.


Y justo la semana pasada fue, para mí, una gran muestra de esto, primero facilitando un seminario de marketing e innovación para el equipo de Mercadotecnia de The Walt Disney Co. México, después impartiendo un taller de Marketing on-line para los alumnos del Tec de Monterrey (en Monterrey) y dando una conferencia sobre Personal Branding para el cierre de su congreso Enlace Empresarial 2008; y finalmente presentando una plática, también sobre marketing on-line, en la reunión regional de Draft FCB Latino América en Cancún.

Ahora, he de decir para llegar a tener esa sensación de que realmente uno no está trabajando, hay que, en realidad, trabajar mucho, muchísimo: preparándose, conociéndose a si mismo, estudiando, planeando, ejecutando, midiendo.

Se que en lo particular a mi aún me falta mucho camino por recorrer en este aspecto y que a penas estoy en el inicio del camino que quiero seguir. Sin embargo no quería dejar de compartir 2 puntos clave que he aprendido para llegar hasta este punto donde comienzo a sentir que mi trabajo es más placer que trabajo en si:

1. Identifica tu talento y tus fortalezas y enfócate en desarrollarlos: tristemente desperdiciamos mucho tiempo de nuestra vida repitiéndonos a nosotros mismos las cosas para las que no servimos o que no nos salen del todo bien y trágicamente, en la mayoría de los casos, nos empeñamos en tratar de ser mejores en lo que no nos gusta y en lo que no se nos da con facilidad y dejamos de lado las cosas para las que sí tenemos un talento innato ( y créanme, todos tenemos más de un don en nuestro repertorio), total para eso ya somos buenos…que se quede de lado y ya. ¡NO! ¡Error más grave no podemos cometer! ¿Se imaginan a Micheal Phelps compitiendo en lanzamiento de discos en lugar de en natación? ¡Encuentren sus talentos, déjenlos salir a la luz y practíquenlos y practíquenlos hasta que sean el mejor!

2. Encuentren su nicho: ya que saben cuales son sus talentos, esas cosas que saben hacer y hacen muy bien, identifiquen como pueden usarlos para ayudar y servir a los demás. Tal como sucede con las marcas, sus talentos son su diferenciador, lo que para las marcas se conoce como su promesa única o beneficio principal. Aquello que les diferencia de las otras marcas en su categoría y que le agrega un valor adicional a los demás. Si enfocas tus talentos a crear ese valor adicional y a ayudar a los demás, la gente te comenzará a buscar y buscar mucho más.

Supongo que en este momento la pregunta que se estarán haciendo muchos es: ¿Y cómo uso mi talento y mi nicho para ganarme la vida, cómo estos me van a ayudar a tener la estabilidad financiera que quiero para mí y mi familia?

La verdad es que aún estoy trabajando en encontrar esa respuesta. Talvez leer lo que Phil Gerbyshak y Tina Su tienen que decir al respecto, les pueda ayudar a llegar a su propia conclusión.

En tanto, a mi algo me queda muy claro, estoy en el camino correcto. No se si el camino me lleve a seguir siendo empleado como hasta ahora, si me lleve a continuar donde estoy o a incorporarme a otro lugar o bien a independizarme quizá. Pero sí estoy seguro de que en tanto esas respuestas llegan, seguiré disfrutando lo que hago hoy porque hoy yo si trabajo haciendo lo que me encanta hacer y hasta me pagan por hacerlo.

Una sonrisa para llevar

Grand aprendizaje el que me han dado, una vez más, mi esposa y mi hija hace tan solo unos momentos.

Después de varios días de estar trabajando sobre un seminario y 3 diferentes presentaciones que estaré dando esta semana, dedicando incluso los últimos dos días (sábado y domingo) desde las 6 de la mañana, he terminado, como podrán suponerse, física y mentalmente exhausto, simplemente agotado. ¡y solo vamos a la mitad del camino! Pues aún están por venir los momentos más entretenidos y divertidos: los de presentar.

Así que cansado y ya mal humorado, como cualquier otro mortal que esté trabajando en domingo por la noche, estaba ya a punto de comenzar a responder de mala gana a cuanto comentario me llegara. Sí incluso, tontamente, hasta los ofrecimientos de ayuda, de porras y de apoyo. (¿Qué quieren? Soy tan humano y torpe como cualquiera).

Entonces, cuando acudía agobiado al llamado de mis princesas, poniendo cara de pocos amigos, ellas me recibieron con una gran sonrisa. Y no cualquier sonrisa, sino una capaz de iluminar una noche lunar entera y de calentar al mismo polo sur.

Es curioso como llegamos a enfocarnos tanto en hacer lo que estamos haciendo que olvidamos por qué y para quién lo estamos haciendo.

Entonces, después de ese refrescante baño de alegría, pude regresar a mi computadora y retomar mis pendientes, entre ellos escribir esta corta pero importante entrada, con la que ahora recuerdo que nunca he de olvidarme de tomar de cada una de mis princesas una sonrisa para llevar.

Viernes de Guest post: Una gran historia con una aún mayor lección.

El guest post de este viernes es una historia originalmente narrada por Malcolm Forbes y que mi amigo y compañero de trabajo David Hyman y su mamá Barbi, compartieron conmigo ayer.

Una mujer en un viejo y desgastado vestido y su esposo vestido con un viejo traje, bajaron en la estación de tren en Boston, y caminaron tímidamente y sin una cita hacia la oficina del presidente de la Universidad de Harvard.

La secretaria dedujo en un instante que estas personas que venían del campo no tenían nada que hacer en Harvard y probablemente ni siquiera merecieran estar en Cambridge.

“Quisiéramos ver al presidente” dijo suavemente el hombre.

“Estará ocupado todo el día” respondió intempestivamente la secretaria.

“Lo esperaremos” contesto la mujer.

Durante horas la secretaria les ignoró, esperando que la pareja por fin se desanimara y salieran de ahí. No lo hicieron y la secretaria ya frustrada finalmente decidió interrumpir al presidente, aun cuando hacerlo era una tarea que siempre lamentabla.

“Talvez si los ve por unos minutos ellos se vayan” ella le dijo. El exhaló desesperado y asintió con la cabeza. Alguien de su importancia obviamente no tenía el tiempo de atenderlos y detestaba los vestidos y trajes viejos estorbando en su oficina. El presidente, con la cara alzada y llena de dignidad se dirigió a la pareja.

La señora le dijo entonces: “Teníamos un hijo que asistió a Harvard por un año. Él amaba a Harvard. Era muy felíz aquí. Hace como un año murió en un accidente. Mi esposo y yo queremos construir un monumento a el, en algún lugar del campus”.

El presidente no se conmovió, pero estaba en shock. “Madam” dijo a regañadientes, “No podemos poner una estatua de cada persona que asistió a Harvard y murió. Si lo hiciéramos, este lugar parecería un cementario”.

“Oh no” la señora explicó rápidamente, “No queremos alzar una estatua. Nos gustaría regalar un edificio a Harvard”.

El presidente los mire con desden y exclamó: “¡Un edificio! ¿Tienen la más remota idea de cuanto cuesta un edificio? Tenemos más de siete millones y medio de dólares en edificios aquí en Harvard”.

Por un momento la señora permaneció callada. El presidente estaba complacido. Talvéz así de desharía de ellos.

La señora se volvió hacia su marido y en voz baja le dijo: “¿Eso es todo lo que cuesta arrancar una Univesidad? ¿Por qué no abrimos la nuestra?”

Su esposo asintió.
La cara del presidente entonces se marchitó en confusión y sorpresa.

Entonces el señor y la señora Leland Standford se levantaron y salieron caminando de ahí, viajando a Palo Alto, California, donde establecieron la Universidad que hoy lleva su nombre, la Universidad de Standford, un monumento al hijo al que no a Harvard no le importaba más.

Uno puede fácilmente identificar el carácter de la gente de acuerdo a como tratan a aquellas personas que creen que nada pueden hacer por ellos.

¿No es esta una historía que todos deberíamos de leer y sobre todo una lección de muchos deberían de aprender?

¡Gracias David y Barbi!

Viernes de invitados: Con Phil Gerbyshak

El Guest post de hoy es cortesía de Phil Gerbyshak de Make it Great! with Phil Gerbyshak.

Phil comparte con nosotros una entrada muy especial para el, que escribió originalmente en Julio 30 del 2007 y que, como verán, sigue siendo muy relevante para hoy día. ¡Que lo disfruten!

 

De regreso a lo básico

¿Alguna vez se han sentido desalineados y olvidado por qué estan en este planeta? ¿A ratos se preguntan a si mismos qué es lo que les apasiona en la vida?

Yo sí, y quiero pensar que soy algo normal y supongo que ustedes también. Así que cuando Jesse Petersen me pidió que le dijera qué pensaba sobre regresar a lo básico, pensé que esta sería una gran oportunidad de regresar a mis básicos y talvez ayudarles a ustedes a hacer lo mismo.

De regreso a lo básico:

Los principios básicos en la vida de Phil Gerbyshak son:

Sonreír

Divertirme

Ser justo.

Amar a todos.

Vivir mi vida con una actitud positiva, aún cuando las cosas no sean las mejores

Conectar con toda la gente

Ayudar siempre que pueda y contactar a alguien que pueda ayudar cuando yo no lo pueda hacer

Hacer lo que digo y decir lo que hago.

Estos son los principios que guían mi vida.

Ahora, qué voy a hacer para regresar a mis básicos y como pueden ustedes regresar a los suyos?

– Escriban cuales son sus más importantes valores o principios de vida (como sea que les llamen). Incluso pueden hacer lo que yo y ponerlos en su Blog.

– Cada vez que tengan que decidir en qué invertir su tiempo, pregúntense a si mismos “Esto está alineado con mis principios básicos?”, si no lo está, pregúntense: “¿Por qué lo hago?” y después decidan si vale la pena o no. Noten que no dije que no lo hagan sino que vean si vale la pena o no.

– Después de 30 días, audítense a si mismos. Piensen en sus valores y principios. ¿Realmente son los que deben ser? ¿Necesitan a caso redefinirlos?

Y ya está, ahora: de regreso a lo básico.

Un poco de información sobre Phil.

Phil Gerbyshak se autodenomina como un “Relationship Geek” y es autor del libro  10 Ways to Make It Great!, publicado en junio del 2006, mismo que tuvo excelentes críticas.

La misión de Phil en este mundo es simple: Ayudar a la gente a liberar la grandeza dentro de ella, conectando a la gente con las ideas, la gente y la información que necesitan para llevar su vida al siguiente nivel.

¿De qué lado de la balanza estás?

Seguramente han escuchado ya aquella frase que dice: “Todos los que pasan por aquí dejan felicidad a su paso, unos cuando llegan y otros cuando se van

 ¿Graciosa? Talvez, aunque no tanto si nos preguntamos a nosotros mismos “¿Y yo de que lado estoy? ¿De los que llegan o de los que se van?

Estoy seguro de que en muchos de los casos la balanza se inclinaría mucho más de lo que queremos pensar hacia el grupo de los que se van. Así que he aquí la segunda pregunta importante: ¿Qué pensamos hacer al respecto?

La realidad es que, por costumbre y por egoísmo, típicamente nuestra atención está en como nos hacen sentir los demás (cómodos, enojados, alegres, frustrados, etc.), y muy pocas veces pensamos en como nosotros hacemos sentir a los demás, por lo que pensar en cosas que hacer para hacerlos sentir bien esta prácticamente fuera de nuestro foco de atención.

Y la realidad es que no debería resultar nada difícil dejar a las personas con quienes convivimos todos los días mejor de lo que estaban cuando las encontramos. Ni siquiera necesitamos hacer grandes hazañas todos los días, realmente son las cosas más sencillas las que nos pueden ayudar a agregarle valor al día de los demás:

          ¿Que tal saludar siempre con una sonrisa? Pocas cosas son tan contagiosas como una sonrisa, se tú quien contagie a los demás.

          ¿Ó llamar a la gente por su nombre y hacerles saber que los conocemos y que son lo suficientemente importantes como para que sepamos como se llaman?

          ¿Ser amable con todos? Tomarse un par de minutos más para saludar a alguien y escuchar como le va, nada nos va a quitar.

          ¿Celebrar a la gente? ¡Definitivamente! Nunca deberíamos dejar pasar la oportunidad de dejarle  saber a alguien cercano lo mucho que le apreciamos.

Y la lista podría continuar y continuar, pero con algo hay que comenzar, así que he aquí mi sugerencia para esta semana (y todas las demás): ¿Qué tal si ponemos atención en agregarle valor al día de cada persona con quien interactuemos en la semana y tratamos de hacer algo para dejarles mejor de lo que estaban ya? Talvez hasta podríamos recurrir a la clásica, algo trillada, pero siempre útil práctica de usar un frasco en el que por cada persona a la que le hagamos sentir mejor, depositemos una canica, para que al final del día, de la semana, del mes, del año y de nuestra vida incluso, podamos recordar que a final de cuentas sí hicimos algo bueno por alguien más.

Viernes de Invitados: Tu bienestar no puede encontrarse en un saco de “remedios instantáneos”.

¡Vaya que les tengo una gran sorpresa el día de hoy! Como ya les había comentado en otra ocasión, a partir de hoy, todos los viernes estaré publicando un nuevo tipo de entrada en De lo Cotidiano…y lo no tanto. Se trata de una seria de entradas especiales escritas por algunos de los Bloggers más importantes y reconocidos de la Blogósfera que me han hecho el honor de aceptar mi invitación a escribr esporádicamente como invitados en este Blog.

!Y para arrancar no podríamos tener una mejor invitada: Pam Thomas de www.walkingmyownwalk.com!

Tu bienestar no puede encontrarse en un saco de “remedios instantáneos”.

Vivimos en un mundo donde la gratificación instantánea y los resultados inmediatos parecen ser el tema de moda: pérdida instantánea (o casi instantánea) de peso, comidas instantáneas, respuestas instantáneas, y la lista podría seguir y seguir.

¿Qué paso con tomar las cosas con calma, hacer un esfuerzo y explorar? No me mal entiendan por favor, no estoy criticando a la industria de lo “instantáneo” ni a nadie que forme parte de esta; incluso a mi, en ocasiones, me gusta obtener resultados inmediatos también. Sin embargo, me he podido dar cuenta de que las respuestas instantáneas, no siempre son las respuestas correctas, especialmente cuando se trata de nuestro bienestar emocional y mental.

¿Por qué las soluciones instantáneas no son siempre las correctas?

Generalmente esas soluciones instantáneas tratan con los síntomas, proveyéndonos una satisfacción solamente temporal. Piénsenlo, para poder eliminar permanentemente una hiedra mala, tenemos que llegar hasta sus raíces, su origen, su fuente. Si solamente halamos y arrancamos la hiedra y dejamos sus raíces, ¿qué creen que va a pasar? La hiedra vuelve.

Lo mismo sucede con lo todas las cosas que tenemos en nuestro frente mental y emocional. Llegar al origen de los problemas, trátese de miedo, creencias limitadoras o tolerancias sin sentido, puede tomar tiempo, pero sobre todo requerirá que reconozcamos qué es lo que está ocasionando esos malestares.

Reconocer el origen de los problemas es clave y si estamos corriendo tratando de encontrar una “solución inmediata”, muy probablemente perdamos de vista las señales que pueden resultar clave para encontrar una solución definitiva o permanente. Así que la próxima vez que tengan la intención de obtener una respuesta instantánea, para una situación más compleja, por favor tómense un momento y pregúntense “¿Qué me será más benéfico, un alivio temporal o una solución permanente?”

Por favor nunca descarten el hecho de que ustedes mismos valen la pena hacer ese esfuerzo. Tómense el tiempo de buscar el origen de las cosas en lugar de tomar el más reciente remedio instantáneo que haya a la mano, y dejen que lo instantáneo sea el café, el té o hasta la comida rápida, pero no su bienestar mental y emocional.

Pam Thomas es Coach profesional certificada por la International Coach Federation, certificación que obtuvo posterior a su entrenamiento con CoachInc.com. Además de tener una maestría en Psicología industrial y organizacional. Pam es fundadora y presidente de What’s within you, su propia firma de Coaching y publica su propio Blog: www.walkingmyownwalk.com un blog que bien vale la pena leer continuamente, no dejen de visitarlo.

Se solicitan #4: Directores que no quieran dirigir.

Esta entrada va a solicitud de Gerardo González, quien hace unos días me platicó del nuevo reto que enfrenta y que estoy seguro que conquistará. Por cierto que pueden escuchar a Gerardo en su programa de radio por Internet, todos los viernes y domingos por la noche en: www.msnstudio.com.

Se solicitan directores que no quieran dirigir sino que sepan liderar.

Se solicitan directores que no quieran acumular todo el poder del grupo en ellos, sino que comprendan que el verdadero poder reside en delegar y potencializar el talento de los demás.

Se solicitan directores que no quieran que la gente trabaje para ellos sino que ellos deseen ponerse al servicio de su gente.

Se solicitan directores que entiendan que no pueden manejar a las personas como si fueran objetos propiedad de la organización, a eso se le llama manipulación.

Se solicitan directores que por lo tanto estén convencidos de que a la gente no se le maneja, sino que se le lidera.

Se solicitan directores que dejen de, en los libros, reflejar la nómina de la empresa como parte de sus gastos fijos, y que en su lugar comiencen a enlistarla como la inversión en talento que en realidad es.

Se solicitan directores que no quieran dirigir las cosas desde su despacho privado, sino que quieran estar al centro de la acción enseñando con el ejemplo y aprendiendo a la vez  de los más.

Se solicitan directores que no quieran decir  como hacer lo que hay que hacer, pero que inspiren a la gente a hacerlo.

Se solicitan directores que no exijan a su equipo que le dediquen su vida entera a su empresa, pero que por el contrario dedique la empresa a la vida de su gente.

Se solicitan directores menos preocupados por reportar los números a los accionistas y más enfocados a compartirlos con los miembros de su equipo.

Se solicitan directores que dejen de medir los resultados cada año para ver que tan bien está la organización, y que mejor comiencen a ver que tan bien están sus miembros todos los días, después de todo, ellos serán quienes den eso buenos resultados al final de año.

Se solicitan directores que no quieran retener el conocimiento y la experiencia del equipo solo en ellos por miedo a que los puedan rebasar, sino que por el contrario quieran compartir lo que saben y hasta rodearse de gente que sepa incluso aún más, pues el talento de un líder no radica en saberlo todo, sino en saber sacar de la gente lo mejor, y eso incluye su conocimiento y experiencia también.

Se solicitan directores que no necesariamente tengan un título de Harvard, Standford, ITAM o UP, pero que en casa hayan tenido una educación basada en principios como la honestidad, la caridad y la humildad.

Se solicitan directores que no quieran dirigir, pero que sí quieran liderar.

Se solicitan #3: visionarios que no vean a futuro.

Se solicitan visionarios que no vean… las fallas en los demás y en su entorno, sino que observen como ellos puedes ayudar a mejorar su contexto.

Se solicitan visionarios que no lo quieran cambiar todo, sino que entiendan cuales son las cosas que se pueden aprovechar y cuáles hay que cambiar.


Se solicitan visionarios que no quieran tener mejores prácticas sino que deseen construir historias de éxito.


Se solicitan visionarios que entiendan que se necesitan 6 o 10 años o más para crear un éxito de la noche a la mañana.


Se solicitan visionarios que estén conscientes de que para escribir historias de éxito hay que trabajar en ellas todos los días, innovando y tomando riesgos.


Se solicitan visionarios que no se conformen con hacer lo mismo que todos los demás solo porque eso es lo que se ha hecho durante años.


Se solicitan visionarios que quieran ser los primeros en equivocarse, porque cada vez que uno se equivoca está aprendiendo y acercándose cada vez más al éxito.


Se solicitan visionarios que a pesar de los muchos errores que ya hayan cometido sigan trabajando duro todos los días y traigan consigo toda la experiencia y lecciones que sus intentos anteriores les hayan dejado.


Se solicitan visionarios que no pretendan imponer su visión de las cosas sino que sepan escuchar, observar y comprender para determinar que visión adoptar.


Se solicitan visionarios que sepan descubrir el talento de la gente y que mejor aún sepan como ayudar que esas personas puedan desarrollar y potencializar su talento.


Se solicitan visionarios conscientes de la importancia de establecer auténticas relaciones personales con sus clientes, sus socios y sus empleados.


Se solicitan visionarios que no prediquen que saben como será el futuro, sino que sepan ver las oportunidades del presente.


Se solicitan visionarios que no sean profetas y prometan cambios imposibles sino personas quieran impulsar el mundo en el que vivimos, haciendo muy bien lo ellos saben hacer, aportando así tu granito de arena en su área de influencia.

Y hablando de visionarios, he aquí una sorpresa muy especial. La semana pasada tuve el grandísimo honor de conocer a Mitch Joel pensador, estratega, digital marketer y autor del Blog y Podcast: Six Pixels of Separation y presidente de Twist Image en Montreal, Canadá; y además de haber creado una buena amistad con el, tuve oportunidad de entrevistarlo para compartir con ustedes el pensamiento de un gran visionario de la Mercadotecnia Digital.

¡Que lo disfruten!

¿Eres el líder de tu grupo o tan solo eres el jefe?


No lo niegues, durante años y años de trabajo has visto como muchos directores de grupo, de área o de empresa solo pueden presumir de ser el jefe y nunca de ser un líder.
Has visto como alardean sobre el poder de facto que tiene sobre sus equipos de trabajo por el título que ostentan y haz criticado profundamente su enorme falta de involucración contigo y tus compañeros de trabajo.

Durante mucho tiempo haz desmenuzado a tus superiores y sacado a la mesa de discusión entre co-trabajadores, todas las faltas que tus jefes han cometido, su prepotencia, su abuso de poder, su estilo de trabajo, su falta de tomas de decisión, su falta de conocimiento de su trabajo y del de sus subordinados, siempre reclamaste su falta de atención y reconocimiento a tu trabajo.
Pero algo es diferente ahora, no puedes exactamente señalar que … ah sí! Ya lo recuerdas. Ahora el jefe eres tú.

Ahora tú estás en esa posición a la que, cercana o lejana, siempre aspiraste, ahora tú serás sujeto a dicho escrutinio, ahora serás tú el sujeto de tan severo análisis, pero no te preocupes mucho porque también ahora tú tienes la ENORME oportunidad de decidir si serás tan solo un jefe más o si te convertirás en un líder para tu grupo.

Claro, hay muchas personas que (y esto es lo ideal) actúan como líderes siempre, aun cuando no tengan un título formal en la organización en la que laboran. Pero igual que tu en esta ocasión, ellos también tuvieron que elegir qué camino querían tomar, y la decisión no es tan difícil en realidad. Escoger qué camino tomar puede resultar más fácil de lo que pensabas, solo hay que elegir entre la opción A) ser un jefe ó la opción B) ser un líder.

A) Un jéfe, dirige y gira instrucciones, micro maneja los proyectos, da órdenes y pide reportes de desempeño continuos buscando detalladamente toda oportunidad para reprender a su equipo y mostrarle porque ellos no son aptos para el trabajo que él, como jefe, realiza.

Un jefe jamás se involucra con su equipo, a veces ni siquiera conoce sus apellidos y mucho menos su historia.
Un jefe ordena una tarea e impone una fecha de entrega, aún sabiendo, o peor aún, desconociendo el tiempo real que tomará llevarla a cabo.
Un jefe crítica constantemente y hace sentir menos a su equipo, muchas veces sin siquiera darse cuenta, porque simplemente no está conectado con sus colaboradores.
Un jefe impone su visión, sus decisiones y sus maneras de hacer las cosas.
Un jefe no dura nada en su posición y mucho menos en el recuerdo de la gente que le reporta.

B) Un líder desarrolla y comparte una visión cabal con todos sus colaboradores.

Un líder es un facilitador del trabajo de los demás, jamás impone una manera de hacer las cosas, enseña, opina y sugiere, pero permite que su equipo aproveche sus propios talentos y creatividad para cumplir con la tarea asignada, así un líder desarrolla el talento de su gente y aprende mucho de ellos.
Un líder se involucra a detalle con los miembros de su equipo y en ocasiones, aún si no llega a establecer una amista muy cercana con ellos, si conoce bien su historia, sus sueños, sus necesidades y aspiraciones, su familia y a veces hasta sus amigos, y así un líder ayuda a su equipo a cumplir sus sueños personales también.
Un líder, cuando pide un nuevo proyecto, no impone sus tiempos, pregunta al responsable de este cuento tiempo necesitará y qué recursos va a requerir, y no solo eso sino que le ayuda a obtenerlos.
Un líder jamás critica las debilidades de su gente, por el contrario, identifica cuales son sus fortalezas y les ayuda a desarrollarlas y potencializarlas, y sobre sus áreas de oportunidad, sabe como señalarlas sin lastimar a la personas y mas frecuente que no, trabaja en conjunto con la persona, un plan para superarlas.
Un líder no necesita tener el título de jéfe o director o presidente o gerente o CEO, un líder es un líder en cualquier posición que ocupe.
Puede ser también que un buen líder, al igual que un jefe no dure mucho en su posición, pero siempre ocupara un lugar importante en la mente y el corazón de su equipo.

Y sí, como dije, la decisión es muy fácil de tomar, casi obvia. Pero una vez tomada, lo realmente difícil es actuar con integridad, congruencia y consistencia con tu decisión de convertirte en un verdadero líder. Cierto que algunos días podrás flaquear, pero lo importante es comenzar cada día con la convicción absoluta de ser un líder y una auténtica vocación por servir a tu equipo y ayudarlo a desarrollar su máximo potencial.

¿Así que hoy que decides ser?

Palabras de excelencia.

Pues sí, ya se que lo he dicho tantas veces que puede sonar trillado: “Todo lo que creamos en nuestras vidas, lo hacemos dos veces: primero en nuestra mente cuando lo pensamos, imaginamos, tememos, resistimos y soñamos; y después cuando lo vemos reflejado en el plano físico y lo experimentamos”.

Y sí, lo sigo sosteniendo y he aquí un ejemplo práctico de esto: Palabras de excelencia.

Cada vez que hablamos, las palabras que salen de nuestra boca, cruzaron antes por nuestra mente. No importa que tan rápido hayamos procesado nuestro pensamiento o respuesta, siempre tenemos la oportunidad de prevenir lo que vamos a decir.
Y las palabras que usamos con mayor frecuencia son un reflejo de quienes somos y como queremos vivir, es decir como experimentos nuestra vida.
De ahí la importancia de siempre usar palabras de excelencia.

Piensen en todas las personas realmente exitosas que conocen, no solo los grandes ejecutivos, sino también los maestros que más influenciaron sus vidas, los entrenadores y los deportistas de alto rendimiento, las mamás y los papás que han ayudado a grandes personas a ser quienes son hoy, los vendedores que siempre sobre pasan sus objetivos y tienen una clientela leal, los artistas que tienen más cariño de su audiencia, las personas que todos los días les da más gusto ver en el trabajo, en la escuela o en la actividad que sea que hagan.
Todos, absolutamente todos tienen algo en común: usan sin falta palabras de excelencia que dan aliento y ánimo a los demás. En su vocabulario no existe el pesimismo y jamás responden con un “eso no se puede” sino con un ”, no se ocultan en el espejismo del “victimismo” y de sus la“vamos a encontrar la manera de que sí se puedabios siempre se emiten palabras positivas como: excelente, grandioso, buenísimo, felicidades, gran oportunidad, vamos a construir, juntos lo haremos, enorme potencial, alegría, felicidad, sí es posible, claro que sí, con gusto te ayudaré.

Seguro que ya habrán pensando en más de dos, son esas personas que vemos brillando por ahí en los escenarios, los que nos sorprenden con una medalla de oro en las olimpiadas, los que motivan a todo un grupo de profesionistas durante una conferencia, los que cambian la manera de pensar y educan las mentes de muchos a través de sus libros; y son también la pareja con quien despiertas todos los días, el compañero de oficina con quien comemos todos las tardes y el amigo a quien llamamos cada semana.
Y podemos ser también cada uno de nosotros si tan solo nos hacemos al hábito de día con día usar palabras de excelencia que muevan nuestra vida y que poco a poco, y cada día más, ayuden a cambiar la manera en que vemos nuestra vida. Porque de nuevo, las palabras antes de salir por nuestros labios pasan por nuestra mente y lo que creamos en nuestra mente, más temprano que tarde lo vamos a vivir.

Estar presente.

Me encontraba escribiendo la presentación para una conferencia que voy a dar esta semana sobre Éxito Profesional en el Congreso de egresados de la Escuela de Ciencias de la Comunicación de la Universidad Anáhuac, mi Alma mater y no pude evitar preguntarme: ¿Eres exitoso Efraín? Mi respuesta: Yo creo que sí lo soy, pues tengo la vida que quiero tener, tengo una familia maravillosa, sana y feliz. Tengo un hogar hermoso, lleno de paz, amor, abundancia, armonía y prosperidad. Tengo un excelente trabajo en el que tengo espacio para desarrollarme y ayudar a otros a desarrollarse también. Y tengo la oportunidad de todos los días compartir con muchas personas mi pensar a través de los diferentes medios con los que colaboro, empezando por mi propio blog.

Más tarde platicando con unos amigos respecto al éxito, pregunté: “¿Y qué se supone que debe de hacer una persona para ser exitosa?” Y estas son algunas de las cosas que concluimos que se necesitan para ser exitoso:

  • Trabajar duro todos los días.
  • No dejar de estudiar ni un solo día.
  • Tener clara cual es tu pasión en la vida, descubrir y entender tu misión para poder seguir tu leyenda personal.
  • Esforzarse por obtener lo que uno quiere.
  • Sacrificar tiempo de ocio y diversión para dedicarlo al trabajo.
  • Ser paciente y no perder el foco.
  • Ser paciente y aguantar a más de un mequetrefe prepotente sediento de poder, a lo largo de tu carrera.
  • Tomar responsabilidades adicionales a las que te corresponden.
  • Actuar con muchísima responsabilidad.
  • Ser creativo e innovador.
  • Desarrollar un fuerte pensamiento estratégico.
  • Crear excelentes relaciones de trabajo y personales también.
  • Levantarte más veces de las que te gustaría contar de fracasos y caídas duras.
  • Ser profundamente agradecido por todo lo que has vivido, todas las lecciones y todos los regalos que te ha dado la vida.

Pero también hay otra importantísima clave de éxito que de hecho complementa a todas y cada una de las anteriores: Estar presente.

Me refiero a hacerte presente en la organización para la que trabajas y la comunidad en la que vives. Que la gente sepa que estás ahí para ayudar y colaborar.

Me refiero a estar presente y saber compartir la alegría de vivir con todos tus seres queridos.

Me refiero a estar presente ante las oportunidades que llegan, dejar los miedos de lado, tomar al toro por los cuernos y atacar de frente al mundo de posibilidades que ha llegado hasta ti.

Me refiero a actuar con responsabilidad y comportarte como un verdadero líder, aún cuando no tengas el título nobiliario formal.

Me refiero a abrirte a un mundo de posibilidades y asistir a cada nuevo encuentro con la mente y el corazón abierto. Sí, aún cuando sientas que esto te deja vulnerable (no hay nada de malo con ser vulnerable).

Me refiero a estar verdaderamente presente en el lugar y el momento en el que estés. Pon atención, hazle saber a las personas con quienes estas que realmente estás ahí. Apaga el blackberry, el celular y la laptop y enfoca tu atención.

Me refiero a estar presente en el momento que estás viviendo hoy, no en el que viviste ayer y por el que ya nada puedes hacer, ni por el que aún no has vivido y por el que no sabes aún qué necesitarás hacer.

Sí, definitivamente ESTAR PRESENTE es un elemento clave para tener éxito. Después de todo ¿cómo vas a poder estar en el momento correcto y en el lugar adecuado, si no estás presente de verdad?

Soy un co-autor en The Age of Conversation 2008

En el 2007 dos blogers, líderes de opinión en la blogósfera, Drew McLellan y Gavin Heaton unieron fuerzas y poder de convocatoria para invitar a más de 100 autores, editores y creadores de contenido en la red a participar como autores de su exitoso libro The Age of Conversation, en el que todos estos expertos en sus propias disciplinas compartieron sus puntos de vista, aprendizajes y observaciones sobre como el “Social Media”, es decir como los medios interactivos de colaboración social como comunidades en línea, blogs, podcasts, etc, están cambiando la cara de la comunicación, la publicidad, la mercadotecnia y los negocios en el mundo.
Un libro que no se deberían perder.

Este añó Drew y Gavin vuelven a hacerlo en grande y a inicios del año lanzaron una nueva convocatoria para crear The Age of Conversation 2008 y digo que lo hicieron en grande porque en esta ocasión contarán con la participación de ¡275 autores! ¡Y yo tengo el grandísimo honor de contarme entre ellos!

Pronto comenzaremos a trabajar en este nuevo libro que estoy seguro será aún más exitoso que el primero, tarea que no será fácil pero sí alcanzable pues la lista de co-autores es realmente impresionante:

Adam Crowe, Adrian Ho, Aki Spicer, Alex Henault, Amy Jussel, Andrew Odom, Andy Nulman, Andy Sernovitz, Andy Whitlock, Angela Maiers, Ann Handley, Anna Farmery, Armando Alves, Arun Rajagopal, Asi Sharabi, Becky Carroll, Becky McCray, Bernie Scheffler, Bill Gammell, Bob Carlton, Bob LeDrew, Brad Shorr, Bradley Spitzer, Brandon Murphy, Branislav Peric, Brent Dixon, Brett Macfarlane, Brian Reich, C.C. Chapman, Cam Beck, Casper Willer, Cathleen Rittereiser, Cathryn Hrudicka, Cedric Giorgi, Charles Sipe, Chris Kieff, Chris Cree, Chris Wilson, Christina Kerley (CK), C.B. Whittemore, Clay Parker Jones, Chris Brown, Colin McKay, Connie Bensen, Connie Reece, Cord Silverstein, Corentin Monot, Craig Wilson, Daniel Honigman, Dan Goldstein, Dan Schawbel, Dana VanDen Heuvel, Dan Sitter, Daria Radota Rasmussen, Darren Herman, Darryl Patterson, Dave Davison, Dave Origano, David Armano, David Bausola, David Berkowitz, David Brazeal, David Koopmans, David Meerman Scott, David Petherick, David Reich, David Weinfeld, David Zinger, Deanna Gernert, Deborah Brown, Dennis Price, Derrick Kwa, Dino Demopoulos, Doug Haslam, Doug Meacham, Doug Mitchell, Douglas Hanna, Douglas Karr, Drew McLellan, Duane Brown, Dustin Jacobsen, Dylan Viner, Ed Brenegar, Ed Cotton, Efrain Mendicuti, Ellen Weber, Emily Reed, Eric Peterson, Eric Nehrlich, Ernie Mosteller, Faris Yakob, Fernanda Romano, Francis Anderson, G. Kofi Annan, Gareth Kay, Gary Cohen, Gaurav Mishra, Gavin Heaton, Geert Desager, George Jenkins, G.L. Hoffman, Gianandrea Facchini, Gordon Whitehead, Graham Hill, Greg Verdino, Gretel Going & Kathryn Fleming, Hillel Cooperman, Hugh Weber, J. Erik Potter, J.C. Hutchins, James Gordon-Macintosh, Jamey Shiels, Jasmin Tragas, Jason Oke, Jay Ehret, Jeanne Dininni, Jeff De Cagna, Jeff Gwynne, Jeff Noble, Jeff Wallace, Jennifer Warwick, Jenny Meade, Jeremy Fuksa, Jeremy Heilpern, Jeremy Middleton, Jeroen Verkroost, Jessica Hagy, Joanna Young, Joe Pulizzi, Joe Talbott, John Herrington, John Jantsch, John Moore, John Rosen, John Todor, Jon Burg, Jon Swanson, Jonathan Trenn, Jordan Behan, Julie Fleischer, Justin Flowers, Justin Foster, Karl Turley, Kate Trgovac, Katie Chatfield, Katie Konrath, Kenny Lauer, Keri Willenborg, Kevin Jessop, Kris Hoet, Krishna De, Kristin Gorski, Laura Fitton, Laurence Helene Borei, Lewis Green, Lois Kelly, Lori Magno, Louise Barnes-Johnston, Louise Mangan, Louise Manning, Luc Debaisieux, Marcus Brown, Mario Vellandi, Mark Blair, Mark Earls, Mark Goren, Mark Hancock, Mark Lewis, Mark McGuinness, Mark McSpadden, Matt Dickman, Matt J. McDonald, Matt Moore, Michael Hawkins, Michael Karnjanaprakorn, Michelle Lamar, Mike Arauz, Mike McAllen, Mike Sansone, Mitch Joel, Monica Wright, Nathan Gilliatt, Nathan Snell, Neil Perkin, Nettie Hartsock, Nick Rice, Oleksandr Skorokhod, Ozgur Alaz, Paul Chaney, Paul Hebert, Paul Isakson, Paul Marobella, Paul McEnany, Paul Tedesco, Paul Williams, Pet Campbell, Pete Deutschman, Peter Corbett, Phil Gerbyshak, Phil Lewis, Phil Soden, Piet Wulleman, Rachel Steiner, Sreeraj Menon, Reginald Adkins, Richard Huntington, Rishi Desai, Beeker Northam, Rob Mortimer, Robert Hruzek, Roberta Rosenberg, Robyn McMaster, Roger von Oech, Rohit Bhargava, Ron Shevlin, Ryan Barrett, Ryan Karpeles, Ryan Rasmussen, Sam Huleatt, Sandy Renshaw, Scott Goodson, Scott Monty, Scott Townsend, Scott White, Sean Howard, Sean Scott, Seni Thomas, Seth Gaffney, Shama Hyder, Sheila Scarborough, Sheryl Steadman, Simon Payn, Sonia Simone, Spike Jones, Stanley Johnson, Stephen Collins, Stephen Cribbett, Stephen Landau, Stephen Smith, Steve Bannister, Steve Hardy, Steve Portigal, Steve Roesler, Steven Verbruggen, Steve Woodruff, Sue Edworthy, Susan Bird, Susan Gunelius, Susan Heywood, Tammy Lenski, Terrell Meek, Thomas Clifford, Thomas Knoll, Tiffany Kenyon, Tim Brunelle, Tim Buesing, Tim Connor, Tim Jackson, Tim Longhurst, Tim Mannveille, Tim Tyler, Timothy Johnson, Tinu Abayomi-Paul, Toby Bloomberg, Todd Andrlik, Troy Rutter, Troy Worman, Uwe Hook, Valeria Maltoni, Vandana Ahuja, Vanessa DiMauro, Veronique Rabuteau, Wayne Buckhanan, William Azaroff, Yves Van Landeghem

Algunos de mis favoritos son, Phil Gerbyshak y Chris Wilson a quienes tengo la costumbre de leer consistentemente. Ya los tendré al tanto de cómo avanza este proyecto, en tanto no pierdan la oportunidad de leer las entradas de todos estos blogers y mucho menos de obtener The Age of Conversation 2007.