De lo cotidiano... y lo no tanto #DLC

Viernes de Invitados: Tu bienestar no puede encontrarse en un saco de “remedios instantáneos”.

¡Vaya que les tengo una gran sorpresa el día de hoy! Como ya les había comentado en otra ocasión, a partir de hoy, todos los viernes estaré publicando un nuevo tipo de entrada en De lo Cotidiano…y lo no tanto. Se trata de una seria de entradas especiales escritas por algunos de los Bloggers más importantes y reconocidos de la Blogósfera que me han hecho el honor de aceptar mi invitación a escribr esporádicamente como invitados en este Blog.

!Y para arrancar no podríamos tener una mejor invitada: Pam Thomas de www.walkingmyownwalk.com!

Tu bienestar no puede encontrarse en un saco de “remedios instantáneos”.

Vivimos en un mundo donde la gratificación instantánea y los resultados inmediatos parecen ser el tema de moda: pérdida instantánea (o casi instantánea) de peso, comidas instantáneas, respuestas instantáneas, y la lista podría seguir y seguir.

¿Qué paso con tomar las cosas con calma, hacer un esfuerzo y explorar? No me mal entiendan por favor, no estoy criticando a la industria de lo “instantáneo” ni a nadie que forme parte de esta; incluso a mi, en ocasiones, me gusta obtener resultados inmediatos también. Sin embargo, me he podido dar cuenta de que las respuestas instantáneas, no siempre son las respuestas correctas, especialmente cuando se trata de nuestro bienestar emocional y mental.

¿Por qué las soluciones instantáneas no son siempre las correctas?

Generalmente esas soluciones instantáneas tratan con los síntomas, proveyéndonos una satisfacción solamente temporal. Piénsenlo, para poder eliminar permanentemente una hiedra mala, tenemos que llegar hasta sus raíces, su origen, su fuente. Si solamente halamos y arrancamos la hiedra y dejamos sus raíces, ¿qué creen que va a pasar? La hiedra vuelve.

Lo mismo sucede con lo todas las cosas que tenemos en nuestro frente mental y emocional. Llegar al origen de los problemas, trátese de miedo, creencias limitadoras o tolerancias sin sentido, puede tomar tiempo, pero sobre todo requerirá que reconozcamos qué es lo que está ocasionando esos malestares.

Reconocer el origen de los problemas es clave y si estamos corriendo tratando de encontrar una “solución inmediata”, muy probablemente perdamos de vista las señales que pueden resultar clave para encontrar una solución definitiva o permanente. Así que la próxima vez que tengan la intención de obtener una respuesta instantánea, para una situación más compleja, por favor tómense un momento y pregúntense “¿Qué me será más benéfico, un alivio temporal o una solución permanente?”

Por favor nunca descarten el hecho de que ustedes mismos valen la pena hacer ese esfuerzo. Tómense el tiempo de buscar el origen de las cosas en lugar de tomar el más reciente remedio instantáneo que haya a la mano, y dejen que lo instantáneo sea el café, el té o hasta la comida rápida, pero no su bienestar mental y emocional.

Pam Thomas es Coach profesional certificada por la International Coach Federation, certificación que obtuvo posterior a su entrenamiento con CoachInc.com. Además de tener una maestría en Psicología industrial y organizacional. Pam es fundadora y presidente de What’s within you, su propia firma de Coaching y publica su propio Blog: www.walkingmyownwalk.com un blog que bien vale la pena leer continuamente, no dejen de visitarlo.

Miércoles de Mekate: ¿Un gran programa Anti-lealtad?

16Jul ¿Un gran programa Anti-lealtad?

11 de Julio. ¡Oh que gran día para los usuarios de telefonía celular en el mundo! Y México no era la excepción. La fiebre pre-iPhone sí que causó revuelo en todos los medios, sobre todo en los más innovadores y gratuitos. El Word of Mouth generado entre consumidores de todo el mundo a través de las redes sociales como FacebookTwitter, etc. fue impresionante. La cobertura que la marca logró en México a través de esta estrategia de sembrado de la noticia entre la comunidad de ávidos usuarios de los más recientes gadgets tecnológicos salvo la limitada campaña realizada por el carrier telefónico que esta ya vendiendo estos equipos en el país.

iphone.png

Lee la nota completa en Mekate haciendo clic aquí o copiando el siguiente URL en tu navegador de Internet:  http://www.mekate.com/?p=642

¿Y a ti que súper poderes te gustaría tener?

¿Cuantas veces en una reunión de amigos, cuando eran niños u hoy de adultos, cuando van solos por la calle soñando despiertos o después de ver una buena película de acción se han hecho la pregunta: ¿Qué súper poderes me gustaría tener? Ó ¿Qué súper héroe quisiera ser?

Volar como Superman, ser invisible como Sue Richards, tener la fuerza de 100 hombres como Hulk, telequinesia como un Jedi, regeneración instantánea del cuerpo como Claire Bennet, visión biónica como Steve Austin o simplemente el absorber los súper poderes de todos los que te rodean como Peter Petrelli.

Cientos de ideas vienen a la mente cuando nos preguntan esto y otras tanto cuando nos preguntan qué haríamos si los tuviéramos.

“Sería invisible para entrar al vestidor de mujeres”, diría talvez un adolescente, “volaría para salir huyendo de casa” elegiría quizá una esposa maltrada, “usaría la telequinesia para hacer mi trabajo sin mover un dedo” pensarían otros, pero quisiera pensar que la mayoría talvez

 escogerían usar sus súper poderes para ayudar a los demás. Es más tengo que pensar que así sería.

Ahora bien tengo una noticia genial para todos. ¡Sí existen los poderes especiales y cualquiera de nosotros podemos hoy escoger nuestro arsenal personal!

La pregunta que queda entonces es solo: ¿cuáles elegirán?

He aquí mis sugerencias:

Súper oído: Lo siento, no me refiero a la capacidad de escuchar lo que sucede a kilómetros de distancia o tras la pared de concreto que nos separa de la habitación de al lado, sino a un súper oído mucho más poderoso que eso: La capacidad de saber escuchar. La habilidad de saber callar, cancelar todo pensamiento en preparación a una respuesta automática  y escuchar, comprender, entender, simpatizar y empatizar con aquello que la otra persona está compartiendo contigo, sin la necesidad de imponer sobre ella tu manera de pensar.

Súper fuerza: No, tampoco me refiero a la fuerza física de 100 hombres que nos haría capaces de levantar edificios enteros con nuestras manos, como lo hace Superman. Sino a una fuerza mucho mayor que esta, una fuerza capaz de construir y edificar una vida plena y llena de honestidad y autenticidad: la fuerza de voluntad.

Súper visión: Pues sí…tampoco estamos hablado de ver a cientos de metros de distancia, aunque la distancia en el tiempo es una de las cualidades de este poder con el que seríamos capaces de observar con detalle nuestra situación actual y podríamos ver toda la oportunidad que en ella hay para hoy, para mañana y para dentro de unos años más.

Autoregeneración: Talvez no podremos crecer de nuevo uno de nuestros dedos si este es cortado de nuestro cuerpo, pero contar con esta habilidad tan especial nos permite recuperarnos de los grandes retos y golpes que nos puede dar la vida. Es la capacidad de volvernos a levantar, aprender las lecciones de la vida y echarlas dentro de nuestro “baticinturón” o  mejor dicho “itacate” de experiencias útiles para el mañana y seguir adelante creciendo y avanzando hasta la cima de nuestra montaña personal.

Telequinesia: mmm no talvez no podamos mover las cosas sin tocarlas y con solo pensarlo, pero ¿qué tal el súper poder del auténtico liderazgo, como el que podemos ser capaces de motivar y mover a cientos, miles o millones de personas hacia un objetivo común? Nota especial: con este poder del liderazgo sí se necesita también poner nuestras propias manos a la obra y ser parte de la acción.

Ahora ¿qué tal si pudieran absorber todas estas cualidades tan singulares y otras como humildad, caridad, honestidad y muchas más en una sola persona? Yo a este súper poder le llamaría: Integridad.

Así que la pregunta de nuevo es ¿Y a ustedes qué súper poderes les gustaría tener?

Miércoles de Mekate: 10 errores comunmente cometidos por los publicistas

Cualquier similitud con la vida real NO es pura casualidad.

 1-  Creer que su trabajo es hacer campañas de publicidad, cuando en realidad es crear nuevas formas de conectar las soluciones que una marca tiene con las personas que en realidad las necesitan.

2-  Creer que el cliente (anunciante) nunca tiene la razón ni sabe que hacer y no tomarse el tiempo de escuchar detenidamente lo que su cliente está pidiéndole. Si lo hacen se sorprenderían de lo mucho que en realidad sí saben sus clientes sobre sus productos.

3-  Creer que el cliente es solo del equipo de cuentas y nada más. ¿Cuántas veces no han escuchado a una persona de creativo o producción decir “dile a tu cliente…”? El cliente es de la agencia, no solo de una persona, si así lo fuera, créanme que esta no trabajaría de ejecutivo o director de cuenta, sino de dueño talvez.

4-  Creer que el único responsable de hacer relaciones públicas para la Agencia es el Director General o, si lo hay, el director de P.R. En una agencia todos son responsables de procurar la imagen de la empresa, desde el CEO hasta la recepcionista y el mesero que elegantemente sirve café y botanas para las juntas. Las oportunidades pueden venir de cualquier persona siempre que esta tenga los ojos bien abiertos y la disposición siempre presente.

5- Creer que la creatividad es solo responsabilidad del equipo creativo. En una agencia de publicidad y comunicación, absolutamente todos deben ser grande creativos independientemente del área funcional en la que se desempeñen.

6- Creer que un director de arte no necesita saber escribir bien y que un copy no tiene que saber de diseño, que un ejecutivo de cuenta no sabe de publicidad y que un planeador estratégico solo hace sesiones de grupo.

7-  Creer que los medios digitales son solo para su diversión y no para aprovecharlos como parte de sus campañas de comunicación. ¿Cómo es que se la pasan viendo y subiendo videos a YouTube, platicando en el IM, Googleando información y personas y viendo el estatus de sus amigos en Facebook mientras actualizan el suyo, y no han pensado en involucrar a sus marca con estas plataformas de comunicación-

8- Creer que la misión de las agencias de medios es acumular poder de compra yde negociación para compensarse de las comisiones de los medios, cuando en realidad su misión debería ser ayudar a sus clientes a aprovechar los medios que mejor le ayudarán a contactar directamente a la audiencia más relevante para su marca.

9- Actuar cada vez más como casa de bolsa, dedicando más  y más recursos a traer más dinero a sus arcas y cada día menos como lo que son, unas fuentes de creatividad y comunicación.

10-  Criticar que el cliente (el anunciante) nunca quiere innovar, pero al momento de presentar sus propuestas siguen hablando del spot de 30” en TV, los anuncios de prensa (con call to action, eso sí), los parabuses y las vallas, y el nunca omitido anuncio de Radio, mientras que 

a los medios que realmente pueden ayudarles a innovar los dejan a un lado pensando que “eso es para la agencia de BTL, de Direct o de digital”
¿En serio hoy día las agencias todavía se pueden dar el lujo de auto segmentarse de esa vieja manera, en lugar de actuar como verdaderas empresas de comunicación total?

¿Quieres leer más sobre mercadotecnia, publicidad y comunicación? Visita www.mekate.com

Se solicitan #4: Directores que no quieran dirigir.

Esta entrada va a solicitud de Gerardo González, quien hace unos días me platicó del nuevo reto que enfrenta y que estoy seguro que conquistará. Por cierto que pueden escuchar a Gerardo en su programa de radio por Internet, todos los viernes y domingos por la noche en: www.msnstudio.com.

Se solicitan directores que no quieran dirigir sino que sepan liderar.

Se solicitan directores que no quieran acumular todo el poder del grupo en ellos, sino que comprendan que el verdadero poder reside en delegar y potencializar el talento de los demás.

Se solicitan directores que no quieran que la gente trabaje para ellos sino que ellos deseen ponerse al servicio de su gente.

Se solicitan directores que entiendan que no pueden manejar a las personas como si fueran objetos propiedad de la organización, a eso se le llama manipulación.

Se solicitan directores que por lo tanto estén convencidos de que a la gente no se le maneja, sino que se le lidera.

Se solicitan directores que dejen de, en los libros, reflejar la nómina de la empresa como parte de sus gastos fijos, y que en su lugar comiencen a enlistarla como la inversión en talento que en realidad es.

Se solicitan directores que no quieran dirigir las cosas desde su despacho privado, sino que quieran estar al centro de la acción enseñando con el ejemplo y aprendiendo a la vez  de los más.

Se solicitan directores que no quieran decir  como hacer lo que hay que hacer, pero que inspiren a la gente a hacerlo.

Se solicitan directores que no exijan a su equipo que le dediquen su vida entera a su empresa, pero que por el contrario dedique la empresa a la vida de su gente.

Se solicitan directores menos preocupados por reportar los números a los accionistas y más enfocados a compartirlos con los miembros de su equipo.

Se solicitan directores que dejen de medir los resultados cada año para ver que tan bien está la organización, y que mejor comiencen a ver que tan bien están sus miembros todos los días, después de todo, ellos serán quienes den eso buenos resultados al final de año.

Se solicitan directores que no quieran retener el conocimiento y la experiencia del equipo solo en ellos por miedo a que los puedan rebasar, sino que por el contrario quieran compartir lo que saben y hasta rodearse de gente que sepa incluso aún más, pues el talento de un líder no radica en saberlo todo, sino en saber sacar de la gente lo mejor, y eso incluye su conocimiento y experiencia también.

Se solicitan directores que no necesariamente tengan un título de Harvard, Standford, ITAM o UP, pero que en casa hayan tenido una educación basada en principios como la honestidad, la caridad y la humildad.

Se solicitan directores que no quieran dirigir, pero que sí quieran liderar.

Miércoles de Mekate: Interactive marketing no es un medio, es una disciplina.

Pues sí, tengo ya muchos años dedicándome al marketing interactivo y digital, en algún momento como cliente / anunciante, en otros como agencia creativa y ahora en Google; y debo confesar que, aunque siempre lo he pensado nunca, como ahora, había sentido tanto la necesidad de hacer una importantísima aclaración:
“El marketing interactivo ¡NO ES UN MEDIO! Es una disciplina.
A ver, ustedes que se dedican a esto también, sean sinceros ¿no están cansados de que la mayoría de la gente menosprecie y subestime lo que hoy es y mañana será aún más, su principal vehículo para conectar e interactuar con el consumidor?
¿Por qué será que la mayoría de los mercadólogos y publicistas aún no terminan de entender que el consumidor ha cambiado sus hábitos y usos y que simplemente ya no ven ni hacen las cosas como lo hacían en los viejos tiempos (hace 5 años)?


Pero en esta ocasión no quiero entrar en la discusión sobre el comportamiento del consumidor. Este es material para una solo entrada en particular.
Lo que sí quiero hacer es compartir 4 sencillos puntos con los que argumento que el Marketing Interactivo es una disciplina:

1- Pensamiento Estratégico: Seguro que seguiremos utilizando herramientas de planeación de medios para estimar audiencias y alcances, pero definitivamente esto no es suficiente. No podemos limitar esta plataforma a una simple pauta de medios. Para realmente ser relevantes en el nuevo mundo del consumidor tenemos que ser tan estratégicos y creativos como solían serlo los grandes publicistas de antaño como David Ogilvy, Lester Wunderman o Leo Burnett. ¿Se imaginan las hazañas que estos personajes harían si con la plataforma de comunicación que tenemos hoy en día?


2- Experiencia de primera mano y formar parte de la conversación: Algo que caracterizaba a estos grandes profesionales de la comunicación es que jamás se conformaban con los reportes estadísticos que tantas empresas hoy proveen, sino que pasaban tiempo conviviendo directamente con el consumidor, siendo en los supermercados, tiendas departamentales, parques, etc. preguntando, investigando y probando que motivaba y limitaba a los consumidores en sus preferencias de consumo y decisiones de compra.
Hoy día, quienes nos dedicamos a esta profesión tenemos la enorme ventaja de contar con múltiples plataformas como YouTube, Facebook, MySpace, Orkut, Hi5, etc. a las que nos podemos integrar y en las que podemos unirnos a la conversación con aquellas personas que en realidad consumen nuestros productos y servicios, para escuchar, observar y aprender que es lo que los mueve, cuales son sus opiniones, en qué están pensando y cuales son los nuevos intereses que vienen en camino. En palabras de Mitch Joel: “Es como si tuviéramos un gigantesco Focus Group gratuito!”
3- Dedicación de tiempo: por supuesto unirse a la conversación de esta manera exige tiempo y disciplina. Pero díganme ¿qué no vale muchísimo la pena hacerlo si esto nos va a permitir entender, comprender y ver las cosas desde el punto de vista del consumidor para así poder ser mucho más relevante para sus necesidades?
Hace poco un viejo amigo, también publicista, me preguntaba como es que tengo tanto tiempo libre para escribir mis blogs, para leer otros tantos, más e-books y libros y para estar dentro de Facebook y en Twitter a la vez. Mi respuesta fue simple, no tengo el tiempo libre para hacerlo, más bien es parte de mi trabajo y una actividad clave para mi desarrollo personal y profesional, solo que me gusta tanto y disfruto tanto hacerlo, que simplemente no se siente como trabajo.
Y no debo ser el único que piensa, bueno incluso ayer alguien me comentó sobre una aerolínea que contrato a una persona exclusivamente para dedicarse a monitorear y participar en Facebook!


4- Medición: nunca como antes había sido tan importante y fácil medir, rastrear y analizar las acciones de marketing y comunicación que hacemos, como lo es ahora. Y no me refiero solo a los medios on-line sino a absolutamente todos, porque, en efecto, todos los medios pueden y deben tener un impacto unos sobre otros. Ya no los podemos tratar como elementos aislados donde la Tv sirve solo para generar awareness y si lo que quieres es generar tráfico a un sitio tienes que hacer Search. ¿Qué les parecería la integración estos dos para una campaña de DRTV donde el call tu action sea ir al Google a buscar más información en lugar de querer forzar en un pequeño super de 12 pts de tamaño un URL que parece trabalenguas y que solo aparecerá en 2 segundos del spot?
“¿Pero si la medición ya la hacíamos desde antes con el ad Tracking, Nielsen, Ibope y otras herramientas?” dirán algunos. Pero ¿es eso realmente suficiente? ¿de qué sirven una seria de reportes y datos fríos separados sino tenemos la disciplina de analizar su interacción con los resultados de todos los esfuerzos que hayamos realizado?

Ahí lo tienen mis 4 puntos de porque sostengo que el marketing interactivo no es un medio sino una disciplina. Estoy seguro de que muchos tendrán la misma opinión y algunos otros no, pero sea cual sea el caso bienvenidos a la discusión!

Quieres leer un poco más sobre temas de Marketing y comunicación, visita www.mekate.com

Se solicitan #3: visionarios que no vean a futuro.

Se solicitan visionarios que no vean… las fallas en los demás y en su entorno, sino que observen como ellos puedes ayudar a mejorar su contexto.

Se solicitan visionarios que no lo quieran cambiar todo, sino que entiendan cuales son las cosas que se pueden aprovechar y cuáles hay que cambiar.


Se solicitan visionarios que no quieran tener mejores prácticas sino que deseen construir historias de éxito.


Se solicitan visionarios que entiendan que se necesitan 6 o 10 años o más para crear un éxito de la noche a la mañana.


Se solicitan visionarios que estén conscientes de que para escribir historias de éxito hay que trabajar en ellas todos los días, innovando y tomando riesgos.


Se solicitan visionarios que no se conformen con hacer lo mismo que todos los demás solo porque eso es lo que se ha hecho durante años.


Se solicitan visionarios que quieran ser los primeros en equivocarse, porque cada vez que uno se equivoca está aprendiendo y acercándose cada vez más al éxito.


Se solicitan visionarios que a pesar de los muchos errores que ya hayan cometido sigan trabajando duro todos los días y traigan consigo toda la experiencia y lecciones que sus intentos anteriores les hayan dejado.


Se solicitan visionarios que no pretendan imponer su visión de las cosas sino que sepan escuchar, observar y comprender para determinar que visión adoptar.


Se solicitan visionarios que sepan descubrir el talento de la gente y que mejor aún sepan como ayudar que esas personas puedan desarrollar y potencializar su talento.


Se solicitan visionarios conscientes de la importancia de establecer auténticas relaciones personales con sus clientes, sus socios y sus empleados.


Se solicitan visionarios que no prediquen que saben como será el futuro, sino que sepan ver las oportunidades del presente.


Se solicitan visionarios que no sean profetas y prometan cambios imposibles sino personas quieran impulsar el mundo en el que vivimos, haciendo muy bien lo ellos saben hacer, aportando así tu granito de arena en su área de influencia.

Y hablando de visionarios, he aquí una sorpresa muy especial. La semana pasada tuve el grandísimo honor de conocer a Mitch Joel pensador, estratega, digital marketer y autor del Blog y Podcast: Six Pixels of Separation y presidente de Twist Image en Montreal, Canadá; y además de haber creado una buena amistad con el, tuve oportunidad de entrevistarlo para compartir con ustedes el pensamiento de un gran visionario de la Mercadotecnia Digital.

¡Que lo disfruten!

Se solicita #1: vendedores que no quieran vender

  • Se solicitan vendedores que no quieran vender, sino que quieran desarrollar verdaderas oportunidades de negocio. Se solicitan vendedores que no se preocupen por su cuota del mes, sino de ayudar a sus clientes, a sus prospectos y a sus compañeros de trabajo también.
  • Se solicitan vendedores que no sean capaces de vender hasta su hermana por unos cuantos miles de pesos más, sino que sean íntegros y honrados en la manera en que conducen su forma de trabajar.
  • Se solicitan vendedores que no prometan nada más a cambio de cerrar una venta, sino que al cerrarla sorprendan a sus clientes entregándoles aún más de lo que compraron.
  • Se solicitan vendedores que no recuerden los nombres de sus clientes…solo cuando toca hacer la llamada mensual para levantar un pedido más, sino que conozcan a profundidad a sus clientes como si fueran sus amigos o mejor aún su familia; que sepan de ellos su historia, sus necesidades, sus motivaciones y su sueños también.
  • Se solicitan vendedores que no levanten más pedidos, sino que entiendan a detalle lo que sus clientes buscan, aún cuando estos no sean tan claros al pedirlo, y que en lugar de pasar la orden de compra, se dediquen a crear de cero una propuesta cabal, detallada y personal para cada proyecto de cada cliente sin importar cuantas veces lo haya hecho ya.
  • Se solicitan vendedores que no cumplan con sus tiempos y entregables, sino que vayan mucho más allá, sorprendiendo en cada entrega a sus clientes, brindándoles una experiencia que los dejé diciendo WOW.
  • Se solicitan vendedores que no quieran trabajar duro, sino que trabajar duro, honesta y honradamente sea para ellos una manera de vivir.
  • Se solicitan vendedores que no tengan “contactos importantes” con apellidos como Slim, Azcárraga o Corrado, sino que aprecien con humildad a todas las personas con las que día a día van a trabajar.
  • Se solicitan vendedores que no quieran comisión, sino que planeen sus trabajo con el propósito de ayudar y colaborar y no en función de cuanto van a cobrar.

Se solicitan vendedores que no solo quieran vender y nada más. Si tu cumples con estos requisitos, no vengas a buscar un trabajo más, mejor permanece donde estás, predica con el ejemplo y ponte a trabajar.

Por cierto…también se solicitan mercadólogos y publicistas…¿quieres saber más? Visita mi otro blog

Donde te encuentras y a donde vas

Pregunto:
¿No te sientes a gusto en donde estás? ¿No estás contento con la manera en que las cosas funcionan en tu casa, en la escuela, en el trabajo o con alguna relación? ¿Es solo porque hay algunas cosas, formas o detalles que no te parecen o hay alguna razón de fondo en realidad?

Sugiero: Talvez donde estás hoy, por mucho que te disguste, es justo donde tienes que estar. Quizá estés ahí para prepararte para lo que viene, para aprender y poder dar el siguiente paso.

Preguntarás: “¿Pero como saberlo si ni siquiera se cual debe ser mi siguiente paso? Es más ni idea tengo de a donde quiero llegar”.

Respondo: “No hay nada más inútil, que hacer con eficiencia aquello que no tendrías que estar haciendo” decía Peter Drucker.

Así que propongo: Haz un análisis profundo de quien eres, qué es lo que te mueve en la vida, que actividad te apasiona y mueve tus fibras. Define cual es tu llamado, tu vocación, tu leyenda personal.
Cuando tienes claro cual es tu vocación y sabes bien que es a lo que quieres dedicar tu vida, resulta fácil determinar si la posición en que te encuentras hoy es solo un escalón más en tu desarrollo personal, si estás ahí por las lecciones y experiencias que aún tienes que acumular o incluso si tienes que ayudar a alguien más antes de poder continuar.
O bien si definitivamente te encuentras en un lugar que, lejos de acercarte, abre más y más una brecha entre tu y tú sendero personal.
Y si es así esto es un descubrimiento que no habría que lamentar sino que celebrar y aprovechar pues te has ganado la oportunidad de corregir tu dirección, tomar un profundo respiro y dar un salto de fe hacia tu leyenda personal!

¿Eres el líder de tu grupo o tan solo eres el jefe?


No lo niegues, durante años y años de trabajo has visto como muchos directores de grupo, de área o de empresa solo pueden presumir de ser el jefe y nunca de ser un líder.
Has visto como alardean sobre el poder de facto que tiene sobre sus equipos de trabajo por el título que ostentan y haz criticado profundamente su enorme falta de involucración contigo y tus compañeros de trabajo.

Durante mucho tiempo haz desmenuzado a tus superiores y sacado a la mesa de discusión entre co-trabajadores, todas las faltas que tus jefes han cometido, su prepotencia, su abuso de poder, su estilo de trabajo, su falta de tomas de decisión, su falta de conocimiento de su trabajo y del de sus subordinados, siempre reclamaste su falta de atención y reconocimiento a tu trabajo.
Pero algo es diferente ahora, no puedes exactamente señalar que … ah sí! Ya lo recuerdas. Ahora el jefe eres tú.

Ahora tú estás en esa posición a la que, cercana o lejana, siempre aspiraste, ahora tú serás sujeto a dicho escrutinio, ahora serás tú el sujeto de tan severo análisis, pero no te preocupes mucho porque también ahora tú tienes la ENORME oportunidad de decidir si serás tan solo un jefe más o si te convertirás en un líder para tu grupo.

Claro, hay muchas personas que (y esto es lo ideal) actúan como líderes siempre, aun cuando no tengan un título formal en la organización en la que laboran. Pero igual que tu en esta ocasión, ellos también tuvieron que elegir qué camino querían tomar, y la decisión no es tan difícil en realidad. Escoger qué camino tomar puede resultar más fácil de lo que pensabas, solo hay que elegir entre la opción A) ser un jefe ó la opción B) ser un líder.

A) Un jéfe, dirige y gira instrucciones, micro maneja los proyectos, da órdenes y pide reportes de desempeño continuos buscando detalladamente toda oportunidad para reprender a su equipo y mostrarle porque ellos no son aptos para el trabajo que él, como jefe, realiza.

Un jefe jamás se involucra con su equipo, a veces ni siquiera conoce sus apellidos y mucho menos su historia.
Un jefe ordena una tarea e impone una fecha de entrega, aún sabiendo, o peor aún, desconociendo el tiempo real que tomará llevarla a cabo.
Un jefe crítica constantemente y hace sentir menos a su equipo, muchas veces sin siquiera darse cuenta, porque simplemente no está conectado con sus colaboradores.
Un jefe impone su visión, sus decisiones y sus maneras de hacer las cosas.
Un jefe no dura nada en su posición y mucho menos en el recuerdo de la gente que le reporta.

B) Un líder desarrolla y comparte una visión cabal con todos sus colaboradores.

Un líder es un facilitador del trabajo de los demás, jamás impone una manera de hacer las cosas, enseña, opina y sugiere, pero permite que su equipo aproveche sus propios talentos y creatividad para cumplir con la tarea asignada, así un líder desarrolla el talento de su gente y aprende mucho de ellos.
Un líder se involucra a detalle con los miembros de su equipo y en ocasiones, aún si no llega a establecer una amista muy cercana con ellos, si conoce bien su historia, sus sueños, sus necesidades y aspiraciones, su familia y a veces hasta sus amigos, y así un líder ayuda a su equipo a cumplir sus sueños personales también.
Un líder, cuando pide un nuevo proyecto, no impone sus tiempos, pregunta al responsable de este cuento tiempo necesitará y qué recursos va a requerir, y no solo eso sino que le ayuda a obtenerlos.
Un líder jamás critica las debilidades de su gente, por el contrario, identifica cuales son sus fortalezas y les ayuda a desarrollarlas y potencializarlas, y sobre sus áreas de oportunidad, sabe como señalarlas sin lastimar a la personas y mas frecuente que no, trabaja en conjunto con la persona, un plan para superarlas.
Un líder no necesita tener el título de jéfe o director o presidente o gerente o CEO, un líder es un líder en cualquier posición que ocupe.
Puede ser también que un buen líder, al igual que un jefe no dure mucho en su posición, pero siempre ocupara un lugar importante en la mente y el corazón de su equipo.

Y sí, como dije, la decisión es muy fácil de tomar, casi obvia. Pero una vez tomada, lo realmente difícil es actuar con integridad, congruencia y consistencia con tu decisión de convertirte en un verdadero líder. Cierto que algunos días podrás flaquear, pero lo importante es comenzar cada día con la convicción absoluta de ser un líder y una auténtica vocación por servir a tu equipo y ayudarlo a desarrollar su máximo potencial.

¿Así que hoy que decides ser?

La importancia de ser un buen presentador.

Acabo de pasar unos días en Miami en un congreso llamado “Thought Leadership Forum for Digital Marketing”, organizado por una de las principales agencias de medios a nivel global (donde además pude participar en el post-congreso junto mi equipo, impartiendo un seminario sobre marketing on-line, tema para otro relato).

Un foro creado para juntar a medios, publicistas, especialistas en medios y anunciantes para discutir las tendencias y el potencial de la mercadotecnia digital hoy día.

Muchas ideas, conceptos, teorías y casos prácticos fueron compartidos por importantes líderes de opinión de esta industria en Latino América, quienes tenían como reto sembrar en la mente de las más de 200 personas que asistieron, una visión del rol estratégico que los medios digitales y en línea representan para la industria y los mercados en la región.
Pero ¿lo lograron? No pretendo debatir sus conclusiones pues como profesional de esta industria soy un absoluto convencido y hasta evangelizador de la importancia real que tiene entender el rol tan importante que Internet juega hoy en la mezcla de mercadotecnia de todas las marcas.
Lo que pongo en la mesa es la siguiente pregunta: ¿Realmente pudieron comunicar claramente el mensaje tan importante que tenían que transmitir?
No todos, me atrevería a decir.

Y es que aunque el contenido estaba ahí, aun cuando los mensajes se asomaban en sus presentaciones, no todos supieron sacarlos a la luz y dejarlos impresos en las mentes de la audiencia.
¿Por qué? Porque no todos estaban bien preparados para presentar, no todos tenían claros los mensajes que querían comunicar, ni habían tomado el tiempo para preparar su presentación y ensayar.
Así que pensé que sería bueno compartir 5 puntos que considero clave para hacer de una presentación todo un éxito, no importando si se trata de una conferencia para más de 100 personas, un curso para 30, una presentación de ventas para 5 o menos personas o incluso una plática uno a uno con solo una persona.

  1. Antes que cualquier cosa, define muy bien cual es el objetivo de tu presentación. ¿Por qué vas a hablar sobre lo que vas a hablar? ¿Qué quieres comunicar? ¿Qué idea quieres que la gente que atienda tu plática se lleve consigo? ¿Qué reacciones esperas lograr y que acciones quieres que realicen las personas como consecuencia de escuchar lo que tienes que decir?
  2. Conoce y entiende bien quien será tu audiencia. ¿A quién te vas a dirigir? ¿Qué tanto conocen sobre el tema que vas a tocar? ¿A qué se dedican, cual es su historia y por qué van a estar en la audiencia?
  3. Presenta un contenido sólido, claro y al punto. Han sido muchas las ocasiones, incluso durante este último congreso, que veo a grandes personalidades desperdiciar la oportunidad de compartir un gran contenido por tratar de mal aprovechar el momento para hacer un comercial de sus productos. Hacer una presentación de credenciales de tu compañía a un foro que lo que busca es alimento para su intelecto no te va a ayudar en nada, por el contrario te hará perder credibilidad. Por el otro lado si realmente buscas compartir tu conocimiento, dejando a un lado la imperiosa necesidad de solo vender, la gente aceptará tan bien tu mensaje que muy probablemente después querrá saber más sobre tu compañía y como más los puedes ayudar.
  4. Hablando de contenido, mantenlo lo más simple que puedas. Recuerda que la gente difícilmente recuerda más de tres mensajes que le quieras transmitir, así que define muy bien cuales son esas 3 cosas que quisieras que la gente se lleve de tu conversación y redondéalas bien con una razón de porque eso les tiene que interesar tanto. Nunca olvides darles una respuesta para su “¿Y a mi qué?”
  5. Conviértete en un gran narrador de historias. Las personas no siempre entendemos números, ni estadísticas, ni políticas ni tendencias. Las personas escuchamos, absorbemos y comprendemos historias. ¿Quieres que tu audiencia al día siguiente siga recordando tu mensaje? Cuéntales una historia alrededor de esta. No te pares frente a ellos a narrar o dictar el contenido frío de una lámina de power point.
    Conoce bien tu material, usa impactantes recursos audio-visuales y cuenta una historia.

Uno punto más: practica, practica y vuelve a practicar. Entre mejor conozcas tu material, mejor lo podrás presentar.

¿Está interesado en aprender más sobre el arte de presentar? Te recomiendo visitar http://www.presentationzen.com y ver a Steve Jobs presentar.


¡Ah! O contáctame para platicar sobre mi taller de un día para crear y dar presentaciones exitosas.