De lo cotidiano... y lo no tanto #DLC

Cuando tu trabajo simplemente no se siente como trabajo

Dicen que es grandioso cuando no sientes como trabajo aquello que haces para ganarte la vida, cuando te dedicas a hacer lo que te encanta y hasta te pagan por hacerlo y que, si eres una de esas personas que pueden decirlo, entonces eres parte de un grupo muy privilegiado de gente que ha sabido encontrar su vocación en la vida.

Yo por mucho tiempo traté y traté de hacerlo, de encontrar ese algo que me haría sentir plenamente satisfecho con lo que hago, y sinceramente, aunque siempre he tenido la enorme fortuna de contar con unos empleos geniales y envidiables, nunca había podido decir, del todo convencido, que por fin estaba haciendo lo que amaba hacer. O en palabras de Paulo Coelho, por fin siguiendo mi leyenda personal…Hasta hace un par de años, cuando comprendí que lo que más me realizaba era ayudar a formar talento y líderes, a coachear y asesorar profesionales y construir y relatar historias de éxito para ellos y junto con ellos.

Fue así como mi carrera como publicista tomó más sentido, pues entendí que mi trabajo no era solamente crear campañas de comunicación para mis clientes, cualquier buen publicista puede hacer esto, sino comenzar a conectar más profundamente con ellos y con sus marcas también. Comencé a no limitarme a exigir briefs bien escritos, presentar buenas o excelentes propuestas de campañas y asegurarme de su buena ejecución y medición. Dejé de trabajar para mis clientes y comencé a trabajar junto con ellos, aprendiendo de ellos y compartiéndoles lo que se. Y fue justo en este último paso cuando sentí por fin que no todo mi trabajo se sentía como trabajo ya.

Estaba ahora ayudando no solo a desarrollar campañas de comunicación, pero también a desarrollar el talento de las personas que están atrás de estas.


Y justo la semana pasada fue, para mí, una gran muestra de esto, primero facilitando un seminario de marketing e innovación para el equipo de Mercadotecnia de The Walt Disney Co. México, después impartiendo un taller de Marketing on-line para los alumnos del Tec de Monterrey (en Monterrey) y dando una conferencia sobre Personal Branding para el cierre de su congreso Enlace Empresarial 2008; y finalmente presentando una plática, también sobre marketing on-line, en la reunión regional de Draft FCB Latino América en Cancún.

Ahora, he de decir para llegar a tener esa sensación de que realmente uno no está trabajando, hay que, en realidad, trabajar mucho, muchísimo: preparándose, conociéndose a si mismo, estudiando, planeando, ejecutando, midiendo.

Se que en lo particular a mi aún me falta mucho camino por recorrer en este aspecto y que a penas estoy en el inicio del camino que quiero seguir. Sin embargo no quería dejar de compartir 2 puntos clave que he aprendido para llegar hasta este punto donde comienzo a sentir que mi trabajo es más placer que trabajo en si:

1. Identifica tu talento y tus fortalezas y enfócate en desarrollarlos: tristemente desperdiciamos mucho tiempo de nuestra vida repitiéndonos a nosotros mismos las cosas para las que no servimos o que no nos salen del todo bien y trágicamente, en la mayoría de los casos, nos empeñamos en tratar de ser mejores en lo que no nos gusta y en lo que no se nos da con facilidad y dejamos de lado las cosas para las que sí tenemos un talento innato ( y créanme, todos tenemos más de un don en nuestro repertorio), total para eso ya somos buenos…que se quede de lado y ya. ¡NO! ¡Error más grave no podemos cometer! ¿Se imaginan a Micheal Phelps compitiendo en lanzamiento de discos en lugar de en natación? ¡Encuentren sus talentos, déjenlos salir a la luz y practíquenlos y practíquenlos hasta que sean el mejor!

2. Encuentren su nicho: ya que saben cuales son sus talentos, esas cosas que saben hacer y hacen muy bien, identifiquen como pueden usarlos para ayudar y servir a los demás. Tal como sucede con las marcas, sus talentos son su diferenciador, lo que para las marcas se conoce como su promesa única o beneficio principal. Aquello que les diferencia de las otras marcas en su categoría y que le agrega un valor adicional a los demás. Si enfocas tus talentos a crear ese valor adicional y a ayudar a los demás, la gente te comenzará a buscar y buscar mucho más.

Supongo que en este momento la pregunta que se estarán haciendo muchos es: ¿Y cómo uso mi talento y mi nicho para ganarme la vida, cómo estos me van a ayudar a tener la estabilidad financiera que quiero para mí y mi familia?

La verdad es que aún estoy trabajando en encontrar esa respuesta. Talvez leer lo que Phil Gerbyshak y Tina Su tienen que decir al respecto, les pueda ayudar a llegar a su propia conclusión.

En tanto, a mi algo me queda muy claro, estoy en el camino correcto. No se si el camino me lleve a seguir siendo empleado como hasta ahora, si me lleve a continuar donde estoy o a incorporarme a otro lugar o bien a independizarme quizá. Pero sí estoy seguro de que en tanto esas respuestas llegan, seguiré disfrutando lo que hago hoy porque hoy yo si trabajo haciendo lo que me encanta hacer y hasta me pagan por hacerlo.

Una idea sobre el servicio a clientes.

He aquí una idea: Nunca una cuenta o un cliente se ha perdido por un gran problema o por una enorme falla, sino por la acumulación de pequeñas, a veces casi imperceptibles, malas experiencias que han tenido los clientes con nuestra empresa a lo largo de su historia con nosotros.

Así que, el gran problema por el que creemos que se está yendo nuestro cliente, es tan solo la gota que ha derramado el vaso.

En realidad, y estoy seguro de que muchos mercadólogos estarán de acuerdo con esto, si la relación que han tenido tus clientes con tu compañía ha sido buena, seguramente serán mucho más tolerantes y comprensivos ante cualquier problema mayor.

Por el otro lado, aún cuando tengas el mejor producto o servicio, es más, hasta el único; si el trato que has proporcionado a tus clientes no es el que ellos esperan (y créanmelo, todos esperan ser tratados como reyes), entonces seguramente ante el primer pretexto que se les de, abandonarán su empresa y prescindirán de sus servicios.

Sí, incluso si tienen el mejor de todos los productos.

No me mal entiendan por favor. No estoy tratando de decir que deberíamos cambiar por completo las políticas que las compañías tienen para establecer el nivel de atención e involucramiento que se debe tener con cada cliente de acuerdo a su nivel de inversión o rentabilidad. Aún cuando, en muchas ocasiones, no estoy de acuerdo con los criterios que se utilizan para definir estar políticas, definitivamente creo que estas sí son necesarias para poder manejar una operación rentable.

Sin embargo lo que sí sostengo, es que tratar y dirigirse a los clientes y prospectos con el mayor sentido de importancia, debería ser una política natural y permanente de cualquier empresa.

Después de todo, la gente hace negocio con las personas con las que les gusta tratar, no?

Así que, ¿qué tipo de experiencia le estás proveyendo tú a tus clientes?


Viernes de Guest post: Una gran historia con una aún mayor lección.

El guest post de este viernes es una historia originalmente narrada por Malcolm Forbes y que mi amigo y compañero de trabajo David Hyman y su mamá Barbi, compartieron conmigo ayer.

Una mujer en un viejo y desgastado vestido y su esposo vestido con un viejo traje, bajaron en la estación de tren en Boston, y caminaron tímidamente y sin una cita hacia la oficina del presidente de la Universidad de Harvard.

La secretaria dedujo en un instante que estas personas que venían del campo no tenían nada que hacer en Harvard y probablemente ni siquiera merecieran estar en Cambridge.

“Quisiéramos ver al presidente” dijo suavemente el hombre.

“Estará ocupado todo el día” respondió intempestivamente la secretaria.

“Lo esperaremos” contesto la mujer.

Durante horas la secretaria les ignoró, esperando que la pareja por fin se desanimara y salieran de ahí. No lo hicieron y la secretaria ya frustrada finalmente decidió interrumpir al presidente, aun cuando hacerlo era una tarea que siempre lamentabla.

“Talvez si los ve por unos minutos ellos se vayan” ella le dijo. El exhaló desesperado y asintió con la cabeza. Alguien de su importancia obviamente no tenía el tiempo de atenderlos y detestaba los vestidos y trajes viejos estorbando en su oficina. El presidente, con la cara alzada y llena de dignidad se dirigió a la pareja.

La señora le dijo entonces: “Teníamos un hijo que asistió a Harvard por un año. Él amaba a Harvard. Era muy felíz aquí. Hace como un año murió en un accidente. Mi esposo y yo queremos construir un monumento a el, en algún lugar del campus”.

El presidente no se conmovió, pero estaba en shock. “Madam” dijo a regañadientes, “No podemos poner una estatua de cada persona que asistió a Harvard y murió. Si lo hiciéramos, este lugar parecería un cementario”.

“Oh no” la señora explicó rápidamente, “No queremos alzar una estatua. Nos gustaría regalar un edificio a Harvard”.

El presidente los mire con desden y exclamó: “¡Un edificio! ¿Tienen la más remota idea de cuanto cuesta un edificio? Tenemos más de siete millones y medio de dólares en edificios aquí en Harvard”.

Por un momento la señora permaneció callada. El presidente estaba complacido. Talvéz así de desharía de ellos.

La señora se volvió hacia su marido y en voz baja le dijo: “¿Eso es todo lo que cuesta arrancar una Univesidad? ¿Por qué no abrimos la nuestra?”

Su esposo asintió.
La cara del presidente entonces se marchitó en confusión y sorpresa.

Entonces el señor y la señora Leland Standford se levantaron y salieron caminando de ahí, viajando a Palo Alto, California, donde establecieron la Universidad que hoy lleva su nombre, la Universidad de Standford, un monumento al hijo al que no a Harvard no le importaba más.

Uno puede fácilmente identificar el carácter de la gente de acuerdo a como tratan a aquellas personas que creen que nada pueden hacer por ellos.

¿No es esta una historía que todos deberíamos de leer y sobre todo una lección de muchos deberían de aprender?

¡Gracias David y Barbi!

Miércoles de Mekate en Jueves!

Sí ya se, es jueves y a penas estoy publicando la nota de Miércoles de Mekate, pero verán que vale la pena.

En realidad las últimas semanas han sido muy dinámicas y la agenda ha estado un tanto apretada, convirtiendo el placer de escribir un nuevo post en una tarea más que complicada en estos días, pero afortunadamente no todo en la Blogósfera se trata de escribir, sino también de compartir aquellos posts de otros bloggers que nos han gustado o impactado. Así que por esta ocasión quisiera compartir un post de Seth Godin titulado Marilyn Monroe, the Mona Lisa and Jackson Pollock que este Gurú publicó hace aproximadamente una semana en su estupendo blog.


Que lo disfruten!

¿Tienes buenos contactos o grandes conexiones?

¿A cuanta gente no conoces que continuamente presume sobre todos los contactos tan importantes que tiene en todos lados? “Yo conozco a Tony”, “El era mi cuate en la escuela”, “es amigo del primo del amigo de mi primo…somos muy cercanos”
Pero al momento de acercarse a ellos, su famoso contacto ni siquiera les reconoce.

¿Y a cuantas personas conocen que talvez no tengan contacto con los famosos ejecutivos o reconocidas celebridades, pero que sin embargo a donde vayan, siempre les abren las puertas de par en par?

¿Cuál es su secreto? ¿Dónde está la diferencia? Creo que puede estar en una frase que me quedó muy grabada en la memoria cuando la escuche por primera vez hace ya algún tiempo: “lo importante no es a quienes conoces, sino quienes te conocen a ti”.

Y es que en realidad de poco sirve “conocer” a alguien de la talla de Carlos Slim, si él ni siquiera se acuerda de ti.

Pienso que el error esta en que en casi todos los casos, las personas que presumen de conocer a alguien especial, están pensando en qué pueden sacar de provecho de ese “contacto”, principalmente en forma de un beneficio comercial o de estatus social; y no están pensando en como pueden establecer una verdadera conexión con esa PERSONA, es decir, con el ser humano al que no podemos llamar fríamente “contacto”. 

Y la única manera de crear una verdadera conexión con la gente, por lo menos una que nos lleve a tener una relación a largo plazo, basada en confianza y respeto mutuo, es agregando valor a la otra persona. No queriendo obtener algo de esta, sino por el contrario, querer brindarle algo de lo que nosotros tenemos para compartir.

Talvez estos casos, auque se dan en todo tipo de relaciones, sean más evidentes en el campo de las ventas. De hecho, creo que es justo este error, lo que le ha dado un tan mal nombre a los profesionales de las ventas, no importando la industria para la que trabajen.

Verán, cuando los “contacteristas” (por falta de una mejor palabra) tratan de acudir a sus “contactos” todo el tiempo para ver qué les pueden sacar de provecho y como pueden acceder a sus arcas para tomar más de su dinero, estos “contactos” pueden oler sus intenciones a kilómetros de distancia. Puede ser que en una ocasión estén desprevenidos y no se den cuenta o puede resultar incluso que una vez quieran tener una consideración especial y te concedan “la venta”, pero de algo pueden estar seguros, la próxima vez que se acerquen a ellos para “vender”, no será tan fácil y ellos tendrán una actitud mucho más defensiva con ustedes.

Ahora, si por el contrario, antes de querer vender por vender, tratamos de entender que es lo que la otra parte necesita en realidad y ponemos los intereses de los demás, incluso por delante de los nuestros, sobre todo en este tipo de relaciones cliente-proveedor, lo que estamos haciendo es diciéndole silenciosamente y con hechos a la otra persona: “confía en mi, que lo que quiero es ayudarte”, y cuando hacemos esto con transparencia y sin agendas ocultas, lo que logramos es crear una conexión que nos va a mantener las puertas abiertas con esta persona todo el tiempo, pues sabrá que lo que le recomendamos no es para que nosotros lleguemos a nuestra cuota de ventas, sino para que él cuente con una mejor solución a los retos que enfrenta y siempre estará mucho más abierto a escucharnos y hacer caso a nuestra propuesta.

Definitivamente creo que este es el secreto de las personas que saben establecer grandes conexiones con la gente.

Lo podría resumir en: un novato de las ventas tiene contactos, un profesional establece relaciones.

Viernes de invitados: Con Phil Gerbyshak

El Guest post de hoy es cortesía de Phil Gerbyshak de Make it Great! with Phil Gerbyshak.

Phil comparte con nosotros una entrada muy especial para el, que escribió originalmente en Julio 30 del 2007 y que, como verán, sigue siendo muy relevante para hoy día. ¡Que lo disfruten!

 

De regreso a lo básico

¿Alguna vez se han sentido desalineados y olvidado por qué estan en este planeta? ¿A ratos se preguntan a si mismos qué es lo que les apasiona en la vida?

Yo sí, y quiero pensar que soy algo normal y supongo que ustedes también. Así que cuando Jesse Petersen me pidió que le dijera qué pensaba sobre regresar a lo básico, pensé que esta sería una gran oportunidad de regresar a mis básicos y talvez ayudarles a ustedes a hacer lo mismo.

De regreso a lo básico:

Los principios básicos en la vida de Phil Gerbyshak son:

Sonreír

Divertirme

Ser justo.

Amar a todos.

Vivir mi vida con una actitud positiva, aún cuando las cosas no sean las mejores

Conectar con toda la gente

Ayudar siempre que pueda y contactar a alguien que pueda ayudar cuando yo no lo pueda hacer

Hacer lo que digo y decir lo que hago.

Estos son los principios que guían mi vida.

Ahora, qué voy a hacer para regresar a mis básicos y como pueden ustedes regresar a los suyos?

– Escriban cuales son sus más importantes valores o principios de vida (como sea que les llamen). Incluso pueden hacer lo que yo y ponerlos en su Blog.

– Cada vez que tengan que decidir en qué invertir su tiempo, pregúntense a si mismos “Esto está alineado con mis principios básicos?”, si no lo está, pregúntense: “¿Por qué lo hago?” y después decidan si vale la pena o no. Noten que no dije que no lo hagan sino que vean si vale la pena o no.

– Después de 30 días, audítense a si mismos. Piensen en sus valores y principios. ¿Realmente son los que deben ser? ¿Necesitan a caso redefinirlos?

Y ya está, ahora: de regreso a lo básico.

Un poco de información sobre Phil.

Phil Gerbyshak se autodenomina como un “Relationship Geek” y es autor del libro  10 Ways to Make It Great!, publicado en junio del 2006, mismo que tuvo excelentes críticas.

La misión de Phil en este mundo es simple: Ayudar a la gente a liberar la grandeza dentro de ella, conectando a la gente con las ideas, la gente y la información que necesitan para llevar su vida al siguiente nivel.

¿De qué lado de la balanza estás?

Seguramente han escuchado ya aquella frase que dice: “Todos los que pasan por aquí dejan felicidad a su paso, unos cuando llegan y otros cuando se van

 ¿Graciosa? Talvez, aunque no tanto si nos preguntamos a nosotros mismos “¿Y yo de que lado estoy? ¿De los que llegan o de los que se van?

Estoy seguro de que en muchos de los casos la balanza se inclinaría mucho más de lo que queremos pensar hacia el grupo de los que se van. Así que he aquí la segunda pregunta importante: ¿Qué pensamos hacer al respecto?

La realidad es que, por costumbre y por egoísmo, típicamente nuestra atención está en como nos hacen sentir los demás (cómodos, enojados, alegres, frustrados, etc.), y muy pocas veces pensamos en como nosotros hacemos sentir a los demás, por lo que pensar en cosas que hacer para hacerlos sentir bien esta prácticamente fuera de nuestro foco de atención.

Y la realidad es que no debería resultar nada difícil dejar a las personas con quienes convivimos todos los días mejor de lo que estaban cuando las encontramos. Ni siquiera necesitamos hacer grandes hazañas todos los días, realmente son las cosas más sencillas las que nos pueden ayudar a agregarle valor al día de los demás:

          ¿Que tal saludar siempre con una sonrisa? Pocas cosas son tan contagiosas como una sonrisa, se tú quien contagie a los demás.

          ¿Ó llamar a la gente por su nombre y hacerles saber que los conocemos y que son lo suficientemente importantes como para que sepamos como se llaman?

          ¿Ser amable con todos? Tomarse un par de minutos más para saludar a alguien y escuchar como le va, nada nos va a quitar.

          ¿Celebrar a la gente? ¡Definitivamente! Nunca deberíamos dejar pasar la oportunidad de dejarle  saber a alguien cercano lo mucho que le apreciamos.

Y la lista podría continuar y continuar, pero con algo hay que comenzar, así que he aquí mi sugerencia para esta semana (y todas las demás): ¿Qué tal si ponemos atención en agregarle valor al día de cada persona con quien interactuemos en la semana y tratamos de hacer algo para dejarles mejor de lo que estaban ya? Talvez hasta podríamos recurrir a la clásica, algo trillada, pero siempre útil práctica de usar un frasco en el que por cada persona a la que le hagamos sentir mejor, depositemos una canica, para que al final del día, de la semana, del mes, del año y de nuestra vida incluso, podamos recordar que a final de cuentas sí hicimos algo bueno por alguien más.

Viernes de Invitados: Tu bienestar no puede encontrarse en un saco de “remedios instantáneos”.

¡Vaya que les tengo una gran sorpresa el día de hoy! Como ya les había comentado en otra ocasión, a partir de hoy, todos los viernes estaré publicando un nuevo tipo de entrada en De lo Cotidiano…y lo no tanto. Se trata de una seria de entradas especiales escritas por algunos de los Bloggers más importantes y reconocidos de la Blogósfera que me han hecho el honor de aceptar mi invitación a escribr esporádicamente como invitados en este Blog.

!Y para arrancar no podríamos tener una mejor invitada: Pam Thomas de www.walkingmyownwalk.com!

Tu bienestar no puede encontrarse en un saco de “remedios instantáneos”.

Vivimos en un mundo donde la gratificación instantánea y los resultados inmediatos parecen ser el tema de moda: pérdida instantánea (o casi instantánea) de peso, comidas instantáneas, respuestas instantáneas, y la lista podría seguir y seguir.

¿Qué paso con tomar las cosas con calma, hacer un esfuerzo y explorar? No me mal entiendan por favor, no estoy criticando a la industria de lo “instantáneo” ni a nadie que forme parte de esta; incluso a mi, en ocasiones, me gusta obtener resultados inmediatos también. Sin embargo, me he podido dar cuenta de que las respuestas instantáneas, no siempre son las respuestas correctas, especialmente cuando se trata de nuestro bienestar emocional y mental.

¿Por qué las soluciones instantáneas no son siempre las correctas?

Generalmente esas soluciones instantáneas tratan con los síntomas, proveyéndonos una satisfacción solamente temporal. Piénsenlo, para poder eliminar permanentemente una hiedra mala, tenemos que llegar hasta sus raíces, su origen, su fuente. Si solamente halamos y arrancamos la hiedra y dejamos sus raíces, ¿qué creen que va a pasar? La hiedra vuelve.

Lo mismo sucede con lo todas las cosas que tenemos en nuestro frente mental y emocional. Llegar al origen de los problemas, trátese de miedo, creencias limitadoras o tolerancias sin sentido, puede tomar tiempo, pero sobre todo requerirá que reconozcamos qué es lo que está ocasionando esos malestares.

Reconocer el origen de los problemas es clave y si estamos corriendo tratando de encontrar una “solución inmediata”, muy probablemente perdamos de vista las señales que pueden resultar clave para encontrar una solución definitiva o permanente. Así que la próxima vez que tengan la intención de obtener una respuesta instantánea, para una situación más compleja, por favor tómense un momento y pregúntense “¿Qué me será más benéfico, un alivio temporal o una solución permanente?”

Por favor nunca descarten el hecho de que ustedes mismos valen la pena hacer ese esfuerzo. Tómense el tiempo de buscar el origen de las cosas en lugar de tomar el más reciente remedio instantáneo que haya a la mano, y dejen que lo instantáneo sea el café, el té o hasta la comida rápida, pero no su bienestar mental y emocional.

Pam Thomas es Coach profesional certificada por la International Coach Federation, certificación que obtuvo posterior a su entrenamiento con CoachInc.com. Además de tener una maestría en Psicología industrial y organizacional. Pam es fundadora y presidente de What’s within you, su propia firma de Coaching y publica su propio Blog: www.walkingmyownwalk.com un blog que bien vale la pena leer continuamente, no dejen de visitarlo.

¿Y tu a quién admiras?

Según las encuestas la principal razón por la que un empleado puede estar descontento con su trabajo es la falta de reconocimiento, pero no apreciar a las personas no es culpa de la empresa sino de las personas que forman parte de esta. Vaya ¿cuándo fue la última vez que oyeron a alguien decir la compañía XX no me aprecia? Lo que decimos es: a mi jefe no le importa lo que haga.

Cuando decimos que no somos apreciados por una empresa, realmente estamos hablando de personas y hablando de personas es que tenemos que reconocer que nosotros mismos somos culpables de esta misma situación por la que con tanta frecuencia todos nos quejamos.

¿No? Hmmm ¿A cuanta gente le dijeron que la admiraban y por qué la semana pasada, durante el último mes ó en lo que va del año?

¿Lo ven? ¡Nosotros mismos olvidamos hacer sentirle a la gente con quienes convivimos (no solo en el trabajo, pero en casa, con nuestros amigos, en los grupos con los que interactuamos) cuanto los apreciamos!

Así que he hoy decidí hacer una breve lista de 10 personas a quienes quiero decirles que las admiro y respeto y por qué:

          Mi esposa. Por su enorme capacidad de amar, por su entrega, porque es capaz de iluminar una habitación entera al entrar en ella y por su fortaleza y madurez.

          Mi hija. Porque todos los días al despertar lo primero que hace es sonreír e iluminar nuestros días. Porque regala sonrisas y cariño a todos quienes conoce. Esta es una gran lección que aprender. (¡imagínense las que nos enseñará cuando comience a hablar!).

          Mi amigo desde la primaria, Mario,  por su enorme espíritu emprendedor, su visión para encontrar una oportunidad de negocio en cada cosa y sus ganas de compartir su éxito con los demás.

          Mi amigo Fillo porque siempre recibe todos con una sonrisa y tiene para cada quien un comentario amable que seguro los hará a todos sentirse bien. Perfecto lo imagino diciendo un buen comentario mientras lee el post de hoy.

          Mi compañeros de trabajo AnaSo, Mr. White, Aarón, Santi, Krusty, Kike y Jack por el profundo conocimiento de su trabajo y las ganas de compartirlo con todos con una disposición enorme y permanente para ayudar.

          Mi anterior jefe en Grey Riccardo por la pasión y lealtad incondicional que tiene a su empresa. Pocas personas he conocido tan dedicadas a su compañía.

          Mi amiga Clau por la fuerza que ha demostrado al permanecer en un país ajeno, abriendo brecha y creando una vida para ella y sus hijas.

          Mi amigo desde la secundaria Carlos, por su dedicación, enfoque, entrega y empeño en todo lo que hace (familia, trabajo, deporte, amigos, etc.)

          Mis padres por permanecer unidos después de tantos años y tantos retos superados.

          Mi gurú Robin Sharma (sí también puedes decirle a alguien cuanto lo admiras aunque no lo conozcas personalmente) por como sus lecciones han me han ayudad a darle un giro tan positivo a mi vida.

Ahí lo tiene mi lista de 10 personas que admiro y por qué.

Ahora es su turno, escriban su lista, compártanla aquí mismo o no, pero no dejen que pase una semana más sin decírselos a ellos ya.


Miércoles de Mekate: ¿Un gran programa Anti-lealtad?

16Jul ¿Un gran programa Anti-lealtad?

11 de Julio. ¡Oh que gran día para los usuarios de telefonía celular en el mundo! Y México no era la excepción. La fiebre pre-iPhone sí que causó revuelo en todos los medios, sobre todo en los más innovadores y gratuitos. El Word of Mouth generado entre consumidores de todo el mundo a través de las redes sociales como FacebookTwitter, etc. fue impresionante. La cobertura que la marca logró en México a través de esta estrategia de sembrado de la noticia entre la comunidad de ávidos usuarios de los más recientes gadgets tecnológicos salvo la limitada campaña realizada por el carrier telefónico que esta ya vendiendo estos equipos en el país.

iphone.png

Lee la nota completa en Mekate haciendo clic aquí o copiando el siguiente URL en tu navegador de Internet:  http://www.mekate.com/?p=642

¿Y a ti que súper poderes te gustaría tener?

¿Cuantas veces en una reunión de amigos, cuando eran niños u hoy de adultos, cuando van solos por la calle soñando despiertos o después de ver una buena película de acción se han hecho la pregunta: ¿Qué súper poderes me gustaría tener? Ó ¿Qué súper héroe quisiera ser?

Volar como Superman, ser invisible como Sue Richards, tener la fuerza de 100 hombres como Hulk, telequinesia como un Jedi, regeneración instantánea del cuerpo como Claire Bennet, visión biónica como Steve Austin o simplemente el absorber los súper poderes de todos los que te rodean como Peter Petrelli.

Cientos de ideas vienen a la mente cuando nos preguntan esto y otras tanto cuando nos preguntan qué haríamos si los tuviéramos.

“Sería invisible para entrar al vestidor de mujeres”, diría talvez un adolescente, “volaría para salir huyendo de casa” elegiría quizá una esposa maltrada, “usaría la telequinesia para hacer mi trabajo sin mover un dedo” pensarían otros, pero quisiera pensar que la mayoría talvez

 escogerían usar sus súper poderes para ayudar a los demás. Es más tengo que pensar que así sería.

Ahora bien tengo una noticia genial para todos. ¡Sí existen los poderes especiales y cualquiera de nosotros podemos hoy escoger nuestro arsenal personal!

La pregunta que queda entonces es solo: ¿cuáles elegirán?

He aquí mis sugerencias:

Súper oído: Lo siento, no me refiero a la capacidad de escuchar lo que sucede a kilómetros de distancia o tras la pared de concreto que nos separa de la habitación de al lado, sino a un súper oído mucho más poderoso que eso: La capacidad de saber escuchar. La habilidad de saber callar, cancelar todo pensamiento en preparación a una respuesta automática  y escuchar, comprender, entender, simpatizar y empatizar con aquello que la otra persona está compartiendo contigo, sin la necesidad de imponer sobre ella tu manera de pensar.

Súper fuerza: No, tampoco me refiero a la fuerza física de 100 hombres que nos haría capaces de levantar edificios enteros con nuestras manos, como lo hace Superman. Sino a una fuerza mucho mayor que esta, una fuerza capaz de construir y edificar una vida plena y llena de honestidad y autenticidad: la fuerza de voluntad.

Súper visión: Pues sí…tampoco estamos hablado de ver a cientos de metros de distancia, aunque la distancia en el tiempo es una de las cualidades de este poder con el que seríamos capaces de observar con detalle nuestra situación actual y podríamos ver toda la oportunidad que en ella hay para hoy, para mañana y para dentro de unos años más.

Autoregeneración: Talvez no podremos crecer de nuevo uno de nuestros dedos si este es cortado de nuestro cuerpo, pero contar con esta habilidad tan especial nos permite recuperarnos de los grandes retos y golpes que nos puede dar la vida. Es la capacidad de volvernos a levantar, aprender las lecciones de la vida y echarlas dentro de nuestro “baticinturón” o  mejor dicho “itacate” de experiencias útiles para el mañana y seguir adelante creciendo y avanzando hasta la cima de nuestra montaña personal.

Telequinesia: mmm no talvez no podamos mover las cosas sin tocarlas y con solo pensarlo, pero ¿qué tal el súper poder del auténtico liderazgo, como el que podemos ser capaces de motivar y mover a cientos, miles o millones de personas hacia un objetivo común? Nota especial: con este poder del liderazgo sí se necesita también poner nuestras propias manos a la obra y ser parte de la acción.

Ahora ¿qué tal si pudieran absorber todas estas cualidades tan singulares y otras como humildad, caridad, honestidad y muchas más en una sola persona? Yo a este súper poder le llamaría: Integridad.

Así que la pregunta de nuevo es ¿Y a ustedes qué súper poderes les gustaría tener?