De lo cotidiano... y lo no tanto #DLC

Se solicita #1: vendedores que no quieran vender

  • Se solicitan vendedores que no quieran vender, sino que quieran desarrollar verdaderas oportunidades de negocio. Se solicitan vendedores que no se preocupen por su cuota del mes, sino de ayudar a sus clientes, a sus prospectos y a sus compañeros de trabajo también.
  • Se solicitan vendedores que no sean capaces de vender hasta su hermana por unos cuantos miles de pesos más, sino que sean íntegros y honrados en la manera en que conducen su forma de trabajar.
  • Se solicitan vendedores que no prometan nada más a cambio de cerrar una venta, sino que al cerrarla sorprendan a sus clientes entregándoles aún más de lo que compraron.
  • Se solicitan vendedores que no recuerden los nombres de sus clientes…solo cuando toca hacer la llamada mensual para levantar un pedido más, sino que conozcan a profundidad a sus clientes como si fueran sus amigos o mejor aún su familia; que sepan de ellos su historia, sus necesidades, sus motivaciones y su sueños también.
  • Se solicitan vendedores que no levanten más pedidos, sino que entiendan a detalle lo que sus clientes buscan, aún cuando estos no sean tan claros al pedirlo, y que en lugar de pasar la orden de compra, se dediquen a crear de cero una propuesta cabal, detallada y personal para cada proyecto de cada cliente sin importar cuantas veces lo haya hecho ya.
  • Se solicitan vendedores que no cumplan con sus tiempos y entregables, sino que vayan mucho más allá, sorprendiendo en cada entrega a sus clientes, brindándoles una experiencia que los dejé diciendo WOW.
  • Se solicitan vendedores que no quieran trabajar duro, sino que trabajar duro, honesta y honradamente sea para ellos una manera de vivir.
  • Se solicitan vendedores que no tengan “contactos importantes” con apellidos como Slim, Azcárraga o Corrado, sino que aprecien con humildad a todas las personas con las que día a día van a trabajar.
  • Se solicitan vendedores que no quieran comisión, sino que planeen sus trabajo con el propósito de ayudar y colaborar y no en función de cuanto van a cobrar.

Se solicitan vendedores que no solo quieran vender y nada más. Si tu cumples con estos requisitos, no vengas a buscar un trabajo más, mejor permanece donde estás, predica con el ejemplo y ponte a trabajar.

Por cierto…también se solicitan mercadólogos y publicistas…¿quieres saber más? Visita mi otro blog

Donde te encuentras y a donde vas

Pregunto:
¿No te sientes a gusto en donde estás? ¿No estás contento con la manera en que las cosas funcionan en tu casa, en la escuela, en el trabajo o con alguna relación? ¿Es solo porque hay algunas cosas, formas o detalles que no te parecen o hay alguna razón de fondo en realidad?

Sugiero: Talvez donde estás hoy, por mucho que te disguste, es justo donde tienes que estar. Quizá estés ahí para prepararte para lo que viene, para aprender y poder dar el siguiente paso.

Preguntarás: “¿Pero como saberlo si ni siquiera se cual debe ser mi siguiente paso? Es más ni idea tengo de a donde quiero llegar”.

Respondo: “No hay nada más inútil, que hacer con eficiencia aquello que no tendrías que estar haciendo” decía Peter Drucker.

Así que propongo: Haz un análisis profundo de quien eres, qué es lo que te mueve en la vida, que actividad te apasiona y mueve tus fibras. Define cual es tu llamado, tu vocación, tu leyenda personal.
Cuando tienes claro cual es tu vocación y sabes bien que es a lo que quieres dedicar tu vida, resulta fácil determinar si la posición en que te encuentras hoy es solo un escalón más en tu desarrollo personal, si estás ahí por las lecciones y experiencias que aún tienes que acumular o incluso si tienes que ayudar a alguien más antes de poder continuar.
O bien si definitivamente te encuentras en un lugar que, lejos de acercarte, abre más y más una brecha entre tu y tú sendero personal.
Y si es así esto es un descubrimiento que no habría que lamentar sino que celebrar y aprovechar pues te has ganado la oportunidad de corregir tu dirección, tomar un profundo respiro y dar un salto de fe hacia tu leyenda personal!

¿Eres el líder de tu grupo o tan solo eres el jefe?


No lo niegues, durante años y años de trabajo has visto como muchos directores de grupo, de área o de empresa solo pueden presumir de ser el jefe y nunca de ser un líder.
Has visto como alardean sobre el poder de facto que tiene sobre sus equipos de trabajo por el título que ostentan y haz criticado profundamente su enorme falta de involucración contigo y tus compañeros de trabajo.

Durante mucho tiempo haz desmenuzado a tus superiores y sacado a la mesa de discusión entre co-trabajadores, todas las faltas que tus jefes han cometido, su prepotencia, su abuso de poder, su estilo de trabajo, su falta de tomas de decisión, su falta de conocimiento de su trabajo y del de sus subordinados, siempre reclamaste su falta de atención y reconocimiento a tu trabajo.
Pero algo es diferente ahora, no puedes exactamente señalar que … ah sí! Ya lo recuerdas. Ahora el jefe eres tú.

Ahora tú estás en esa posición a la que, cercana o lejana, siempre aspiraste, ahora tú serás sujeto a dicho escrutinio, ahora serás tú el sujeto de tan severo análisis, pero no te preocupes mucho porque también ahora tú tienes la ENORME oportunidad de decidir si serás tan solo un jefe más o si te convertirás en un líder para tu grupo.

Claro, hay muchas personas que (y esto es lo ideal) actúan como líderes siempre, aun cuando no tengan un título formal en la organización en la que laboran. Pero igual que tu en esta ocasión, ellos también tuvieron que elegir qué camino querían tomar, y la decisión no es tan difícil en realidad. Escoger qué camino tomar puede resultar más fácil de lo que pensabas, solo hay que elegir entre la opción A) ser un jefe ó la opción B) ser un líder.

A) Un jéfe, dirige y gira instrucciones, micro maneja los proyectos, da órdenes y pide reportes de desempeño continuos buscando detalladamente toda oportunidad para reprender a su equipo y mostrarle porque ellos no son aptos para el trabajo que él, como jefe, realiza.

Un jefe jamás se involucra con su equipo, a veces ni siquiera conoce sus apellidos y mucho menos su historia.
Un jefe ordena una tarea e impone una fecha de entrega, aún sabiendo, o peor aún, desconociendo el tiempo real que tomará llevarla a cabo.
Un jefe crítica constantemente y hace sentir menos a su equipo, muchas veces sin siquiera darse cuenta, porque simplemente no está conectado con sus colaboradores.
Un jefe impone su visión, sus decisiones y sus maneras de hacer las cosas.
Un jefe no dura nada en su posición y mucho menos en el recuerdo de la gente que le reporta.

B) Un líder desarrolla y comparte una visión cabal con todos sus colaboradores.

Un líder es un facilitador del trabajo de los demás, jamás impone una manera de hacer las cosas, enseña, opina y sugiere, pero permite que su equipo aproveche sus propios talentos y creatividad para cumplir con la tarea asignada, así un líder desarrolla el talento de su gente y aprende mucho de ellos.
Un líder se involucra a detalle con los miembros de su equipo y en ocasiones, aún si no llega a establecer una amista muy cercana con ellos, si conoce bien su historia, sus sueños, sus necesidades y aspiraciones, su familia y a veces hasta sus amigos, y así un líder ayuda a su equipo a cumplir sus sueños personales también.
Un líder, cuando pide un nuevo proyecto, no impone sus tiempos, pregunta al responsable de este cuento tiempo necesitará y qué recursos va a requerir, y no solo eso sino que le ayuda a obtenerlos.
Un líder jamás critica las debilidades de su gente, por el contrario, identifica cuales son sus fortalezas y les ayuda a desarrollarlas y potencializarlas, y sobre sus áreas de oportunidad, sabe como señalarlas sin lastimar a la personas y mas frecuente que no, trabaja en conjunto con la persona, un plan para superarlas.
Un líder no necesita tener el título de jéfe o director o presidente o gerente o CEO, un líder es un líder en cualquier posición que ocupe.
Puede ser también que un buen líder, al igual que un jefe no dure mucho en su posición, pero siempre ocupara un lugar importante en la mente y el corazón de su equipo.

Y sí, como dije, la decisión es muy fácil de tomar, casi obvia. Pero una vez tomada, lo realmente difícil es actuar con integridad, congruencia y consistencia con tu decisión de convertirte en un verdadero líder. Cierto que algunos días podrás flaquear, pero lo importante es comenzar cada día con la convicción absoluta de ser un líder y una auténtica vocación por servir a tu equipo y ayudarlo a desarrollar su máximo potencial.

¿Así que hoy que decides ser?

Dos grandes semanas compartiendo.

En sus libros Love is the Killer app y The likeability factor, Tim Sanders hace mucho hincapié en el valor de compartir con la gente; lo que en sus palabras él llama: “Share the love”.
De acuerdo a Tim, el concepto “Share the love” se refiere a compartir dos cosas en particular: Tu conocimiento y experiencia, y tu red de contactos (personales y profesionales), concepto verán, con el que estoy absolutamente de acuerdo; y no solo yo sino todos los individuos que en los últimos años se han convertido en parte de la conversación al escribir un blog o visitar varios de estos, al crear una página personal en alguna red social o producir o escuchar un podcast. ¿Subes o ves videos en YouTube? Te has unido a la conversación.

Pero hay también una forma un tanto olvidada de compartir, o más que olvidada, dada por un hecho, y es la oportunidad de conectar con la gente cara a cara, participando con ellos en eventos, talleres, pláticas, cursos y conferencias en los que además de poder comunicar nuestras ideas también podemos aprender muchísimo de lo que los demás tienen que decir.
Es en estas ocasiones cuando tenemos toda la puerta abierta para crear una conexión real con la gente. Talvez no sea posible hacerlo con todos los asistentes al lugar, pero ya sea como expositor, conferencista o parte de la audiencia, si logras establecer una nueva relación con alguien con quien puedas compartir tu experiencia y de quien puedas aprender de la suya o a quien puedas ayudar refiriéndolo o poniéndolo en contacto con tu red de profesionales, tu trabajo del día estuvo bien hecho.

Yo tengo la enorme fortuna de que gracias a mi trabajo tengo la oportunidad de hacerlo así. Tan solo en las últimas dos semanas pude colaborar con tres grupo diferentes:

Primer participando con una conferencia sobre Marketing On-line en una reunión de liderazgo global de monster.com.

Después, una semana más tarde, como instructor en el seminario de entrenamiento a agencias de publicidad de damos en Google México.

Y finalmente como co-anfitrión de un desayuno/conferencia sobre la importancia del Marketing On-line para la industria de viajes en México.

¡Y todos fueron todo un éxito!

Es increíble la interacción y el diálogo que se puede lograr con la gente cuando participas en este tipo de eventos, las posibilidades de conectar con personas de mucho talento son enormes y, como es frecuente, una oportunidad bien aprovechada, siempre te llevara hacia una nueva oportunidad; y las puertas que tú abras para otros abrirán siempre en ambos sentidos.

Pero ojo, no solo se trata de compartir o predicar que sabes mucho y tienes mucho que enseñar. Ni de alardear sobre la enorme lista de gente “VIP” que conoces.
Quien asume una posición así, no está en realidad abierto a tener una verdadera conversación. No está abriendo bien los oídos, los ojos, la mente y el corazón y escuchar, enterarse y entender lo que los otros están comunicando también.

Y así no se puede bien compartir.

Palabras de excelencia.

Pues sí, ya se que lo he dicho tantas veces que puede sonar trillado: “Todo lo que creamos en nuestras vidas, lo hacemos dos veces: primero en nuestra mente cuando lo pensamos, imaginamos, tememos, resistimos y soñamos; y después cuando lo vemos reflejado en el plano físico y lo experimentamos”.

Y sí, lo sigo sosteniendo y he aquí un ejemplo práctico de esto: Palabras de excelencia.

Cada vez que hablamos, las palabras que salen de nuestra boca, cruzaron antes por nuestra mente. No importa que tan rápido hayamos procesado nuestro pensamiento o respuesta, siempre tenemos la oportunidad de prevenir lo que vamos a decir.
Y las palabras que usamos con mayor frecuencia son un reflejo de quienes somos y como queremos vivir, es decir como experimentos nuestra vida.
De ahí la importancia de siempre usar palabras de excelencia.

Piensen en todas las personas realmente exitosas que conocen, no solo los grandes ejecutivos, sino también los maestros que más influenciaron sus vidas, los entrenadores y los deportistas de alto rendimiento, las mamás y los papás que han ayudado a grandes personas a ser quienes son hoy, los vendedores que siempre sobre pasan sus objetivos y tienen una clientela leal, los artistas que tienen más cariño de su audiencia, las personas que todos los días les da más gusto ver en el trabajo, en la escuela o en la actividad que sea que hagan.
Todos, absolutamente todos tienen algo en común: usan sin falta palabras de excelencia que dan aliento y ánimo a los demás. En su vocabulario no existe el pesimismo y jamás responden con un “eso no se puede” sino con un ”, no se ocultan en el espejismo del “victimismo” y de sus la“vamos a encontrar la manera de que sí se puedabios siempre se emiten palabras positivas como: excelente, grandioso, buenísimo, felicidades, gran oportunidad, vamos a construir, juntos lo haremos, enorme potencial, alegría, felicidad, sí es posible, claro que sí, con gusto te ayudaré.

Seguro que ya habrán pensando en más de dos, son esas personas que vemos brillando por ahí en los escenarios, los que nos sorprenden con una medalla de oro en las olimpiadas, los que motivan a todo un grupo de profesionistas durante una conferencia, los que cambian la manera de pensar y educan las mentes de muchos a través de sus libros; y son también la pareja con quien despiertas todos los días, el compañero de oficina con quien comemos todos las tardes y el amigo a quien llamamos cada semana.
Y podemos ser también cada uno de nosotros si tan solo nos hacemos al hábito de día con día usar palabras de excelencia que muevan nuestra vida y que poco a poco, y cada día más, ayuden a cambiar la manera en que vemos nuestra vida. Porque de nuevo, las palabras antes de salir por nuestros labios pasan por nuestra mente y lo que creamos en nuestra mente, más temprano que tarde lo vamos a vivir.

Nunca dejes de escalar.

Estábamos por iniciar una reunión de trabajo con una empresa que, a pesar de ser local y de inversión 100% independiente, ha sabido amasar un gran éxito durante sus pocos más de 20 años de existencia, compitiendo incluso al tu por tu con empresas líderes globales e inversión extranjera.
Tomando lo anterior en cuenta la junta era muy prometedora, más sin embargo su equipo llegó tarde y distraído, algunos hasta parecían estar ahí por obligación. Todo cambiaría cuando llegase su director, pensaba yo, pero no debió resultarme tan sorprendente ver que este llego aún más tarde que su equipo, interrumpiendo la presentación que mi compañero de trabajo ya había comenzado y abriendo su computadora para comenzar a teclear y teclear como si el teclado se le fuera acabar, solo para detenerse a interrumpir algunas veces más la plática que les íbamos a dar.

Mientras veía como el equipo de esta compañía seguía el mal ejemplo de su, hay que decirlo, exitoso director, me recordé a mi mismo:

Jamás te dejes engañar creyendo que has llegado ya a la cima de la montaña. No vayas a crearte falsas ilusiones pensando que ya has llegado tan alto como podías y hecho todo lo que querías.

Si esta es tu situación actual reacciona rápido y busca una nueva cima que alcanzar.

Y es que pareciera que la gente una vez que llega a lo que podría creer que es su cima, se sienta a gozar de sus logros de más y se olvida de continuar.
Las sutiles voces de su razón y de su corazón se ahogan en el escandaloso ruido del éxito y olvidan callar para poder escuchar, aprender y crecer, solo por dedicarse a alardear.

Y como todo en la naturaleza, cuando una persona deja de crecer, comienza a decaer.

Así que mi pregunta para ustedes hoy es: ¿han alcanzado su cima ya? ¿Cuál es su plan para cuando la logren alcanzar? ¿Qué harán después? ¿Qué nueva montaña piensan escalar?

Atrévete a preguntar

¿En cuantas ocasiones no se han quedado con la duda respecto a algo o con las ganas de obtener algún trato especial, conseguir una bonificación exclusiva o simplemente con las ganas de preguntar y saber por qué algo es de la manera que es?

Mi consejo: no se queden callados y con las ganas de preguntar.

A muchos les parecerá peligroso atreverse a preguntar y correr el riesgo de parecer tontos, ilusos, confiados, inocentes, ignorantes o ridículos.
Muy pocas son las personas hoy que están dispuestas a mostrar su lado vulnerable para poder aprender, crecer o lograr algo; y consecuencia de esto, muchos se quedan tal y como estaban y con las ganas de avanzar.

Miles de malentendidos diarios crecen fuera de proporción precisamente porque alguien no tuvo el valor de ser directo y preguntar a cerca de lo que está sucediendo.
Miles de personas se quedan en la mediocridad por temor a alzar la mano y preguntar si existe alguna oportunidad mejor para ellos, para su vida o para su familia.
Miles de parejas rompen porque nunca tuvieron cara para voltear a ver al otro y preguntar si son felices o que pueden hacer para crecer su felicidad.
Miles de padres pelean con sus hijos porque en lugar de predicarles no se dan espacio para preguntarles si están bien o si necesitan algo más de atención.
Miles de viajeros permanecen atorados en la incomodidad de un pequeño asiento de avión porque no tuvieron la iniciativa de preguntar si acaso había la posibilidad de hacer un cambio a primera clase o cualquier otro asiento mejor.
Miles de estudiantes reprueban una materia porque en clase prefirieron guardar silencio y aparentar saberlo todo en lugar de pedir que el profesor lo repitiera una vez más.
Y miles y miles de personas se quedan con todas las ganas de hacer lo que quieren hacer solo porque no se atrevieron a preguntar si lo podían hacer.

¡Atrévanse a preguntar! No hay pregunta tonta, no hay pregunta sin respuesta (aun cuando la respuesta no sea exactamente la que esperábamos), no hay porque quedarse callado.

Yo he aprendido que el valor de preguntar siempre trae consigo una gran recompensa.
Ok, lo admito, puede ser que no siempre se nos de la respuesta que quisiéramos, pero más frecuente que no, esta sí se da.

Es más, algunas de las cosas que obtenido por tan solo atreverme a preguntar son:

  • Mi esposa, cuando le pregunté hace diez años si quería ser mi novia y 4 años más tarde si se quería casar conmigo.
  • Mi Auna cantidad menor de pago a la que pedían.
  • Ascensos a primera clase sin costo adicional al volar en una línea comercial.
  • La oportunidad de ser un co-autor para la nueva versión 2008 del libro The Age of Conversation ’08.
  • El acceso a participar como expositor y conferencista en distintos eventos de instituciones educativas.
  • Desarrollar negocios con distintos clientes solo por tomarme el tiempo de preguntarles qué es lo que necesitan.
  • Establecer grandes relaciones de negocio y especialmente personales, solo por preguntar “¿Cómo estas? o mejor aún ¿Quién eres?

Así que he aquí un par de preguntas para ti: ¿Qué has dejado de preguntar que te ha detenido en el pasado? ¿Qué has querido pedir y hasta ahora no te has atrevido a hacer?
Respóndete a ti mismo esto y no dejes que esta semana termine sin que hayas levantado la mano y te hayas atrevido a preguntar.

PD: ¡No olvides visitar mi post en Mekate.com! Esta semana hablo del Décimo Congreso de Adictos a la publicidad, en el que tuve el honor de participar como conferencista. Visita ya

¿Qué es el éxito?

La semana tuve la increíble oportunidad de hablar frente a dos grandes grupos, grandes en tamaño, si; pero sobre todo grandes en su interés y entrega a lo que hacen.



Primero el martes estuve en Guadalajara platicando sobre marketing on-line con un grupo de profesionales de publicidad y comunicación especializados en Internet de la agencia Vértice Comunicación. Muchas gracias por su atención, por sus excelentes (y algunas difíciles) preguntas y gracias por su pasión por el marketing on-line. Será un placer colaborar con ustedes en el futuro.


Después, el miércoles pude comentar sobre mi pensamiento a cerca del Éxito Profesional con un grupo muy grande de estudiantes de la Escuela de Comunicación de la Universidad Anáhuac del Norte, y quisiera compartir hoy con ustedes un poco de lo que platiqué con estos futuros líderes a cerca de la que creo es la principal señal de que en verdad haz alcanzado el éxito o de que por lo menos estás en el camino correcto y en la dirección adecuada:

A lo largo de toda carrera profesional hay diferentes peldaños que vamos escalando y que representan importantes logros para nosotros como ir creciendo y haciéndose de mayores responsabilidades, obtener nuevos y mejores puestos y por supuesto ir generando mayores ingresos.
También el hecho de laborar en tipos específicos de empresas, sobre todo si estas pertenecen al privilegiado círculo de las más importantes a nivel global es en si mismo un considerable logro. Lo mismo cuando muchas de estas empresas son clientes tuyos (en publicidad, contabilidad, recursos humanos o cualquier otra disciplina) y los apoyas para lograr sus objetivos.
Otro logro puede ser la obtención de distinciones y premios por tu trabajo o el hecho de pertenecer a distintas organizaciones sea como miembro activo, colaborador eventual o invitado especial.Pero como les dije a mis nuevos amigos, estoy seguro de que aún cuando todos estos son enormes e importantísimos logros, en ellos no está el verdadero éxito.

El éxito para mi está en encontrar tu pasión, tu oficio, tu misión en la vida y llevarla a cabo. Descubrir aquella actividad que mueve tus fibras y hacerla, ya sea en un lugar especial que requiera tu vocación o llevar esa pasión a todo lo que haces en la vida, dejando que ese llamado te ayude a colaborar con los demás, dejándote tocar la vida de los demás a la vez que estas tocan la tuya también.
En palabras de Paulo Coelho: “Descubriendo y viviendo tu leyenda personal”.

En mi caso mi leyenda personal es la de conectar con la gente, establecer y cultivar relaciones personales y profesionale, compartiendo lo que se y lo que pienso y escuchando y aprendiendo de lo que los demás tienen que decir.

¿Qué quiere decir esto? Que no necesariamente tengo que desarrollar una profesión específica como maestro por poner un ejemplo, sino más bien que puedo (debo en realidad) llevar esta vocación a todo lo que hago como publicista y comunicador.

Creo que Howard Behar – Presidente de Starbucks Internacional – lo dijo mucho mejor que yo cuando en su nuevo libro It’s not about the coffee, escribió: “Si eliges un trabajo solo por el puesto (para nutrir tu CV), puede ser que lo que obtengas sea solo eso, un título. Si eliges tu pasión y un propósito más grande, las recompensas serán más significativas y tu carrera tendrá un mayor impacto.”

Excelente pensamiento ¿o no?

Ahora, la próxima semana estaré en platicando sobre la comunicación de las marcas con el consumidor Mexicano, con los alumnos del Tecnológico de Monterrey Campus Monterrey en su congreso: Adictos a la Publicidad.


¡No puedo esperar! Nos vemos el jueves por allá.

Estar presente.

Me encontraba escribiendo la presentación para una conferencia que voy a dar esta semana sobre Éxito Profesional en el Congreso de egresados de la Escuela de Ciencias de la Comunicación de la Universidad Anáhuac, mi Alma mater y no pude evitar preguntarme: ¿Eres exitoso Efraín? Mi respuesta: Yo creo que sí lo soy, pues tengo la vida que quiero tener, tengo una familia maravillosa, sana y feliz. Tengo un hogar hermoso, lleno de paz, amor, abundancia, armonía y prosperidad. Tengo un excelente trabajo en el que tengo espacio para desarrollarme y ayudar a otros a desarrollarse también. Y tengo la oportunidad de todos los días compartir con muchas personas mi pensar a través de los diferentes medios con los que colaboro, empezando por mi propio blog.

Más tarde platicando con unos amigos respecto al éxito, pregunté: “¿Y qué se supone que debe de hacer una persona para ser exitosa?” Y estas son algunas de las cosas que concluimos que se necesitan para ser exitoso:

  • Trabajar duro todos los días.
  • No dejar de estudiar ni un solo día.
  • Tener clara cual es tu pasión en la vida, descubrir y entender tu misión para poder seguir tu leyenda personal.
  • Esforzarse por obtener lo que uno quiere.
  • Sacrificar tiempo de ocio y diversión para dedicarlo al trabajo.
  • Ser paciente y no perder el foco.
  • Ser paciente y aguantar a más de un mequetrefe prepotente sediento de poder, a lo largo de tu carrera.
  • Tomar responsabilidades adicionales a las que te corresponden.
  • Actuar con muchísima responsabilidad.
  • Ser creativo e innovador.
  • Desarrollar un fuerte pensamiento estratégico.
  • Crear excelentes relaciones de trabajo y personales también.
  • Levantarte más veces de las que te gustaría contar de fracasos y caídas duras.
  • Ser profundamente agradecido por todo lo que has vivido, todas las lecciones y todos los regalos que te ha dado la vida.

Pero también hay otra importantísima clave de éxito que de hecho complementa a todas y cada una de las anteriores: Estar presente.

Me refiero a hacerte presente en la organización para la que trabajas y la comunidad en la que vives. Que la gente sepa que estás ahí para ayudar y colaborar.

Me refiero a estar presente y saber compartir la alegría de vivir con todos tus seres queridos.

Me refiero a estar presente ante las oportunidades que llegan, dejar los miedos de lado, tomar al toro por los cuernos y atacar de frente al mundo de posibilidades que ha llegado hasta ti.

Me refiero a actuar con responsabilidad y comportarte como un verdadero líder, aún cuando no tengas el título nobiliario formal.

Me refiero a abrirte a un mundo de posibilidades y asistir a cada nuevo encuentro con la mente y el corazón abierto. Sí, aún cuando sientas que esto te deja vulnerable (no hay nada de malo con ser vulnerable).

Me refiero a estar verdaderamente presente en el lugar y el momento en el que estés. Pon atención, hazle saber a las personas con quienes estas que realmente estás ahí. Apaga el blackberry, el celular y la laptop y enfoca tu atención.

Me refiero a estar presente en el momento que estás viviendo hoy, no en el que viviste ayer y por el que ya nada puedes hacer, ni por el que aún no has vivido y por el que no sabes aún qué necesitarás hacer.

Sí, definitivamente ESTAR PRESENTE es un elemento clave para tener éxito. Después de todo ¿cómo vas a poder estar en el momento correcto y en el lugar adecuado, si no estás presente de verdad?

Sueña grandes sueños.

Durante los últimos dos años he venido leyendo regularmente el Blog de mi amigo en la Blogósfera Phil Gerbyshak: Make it Great, pero por alguna razón u otra no había tenido, o mejor dicho, no me había dado la oportunidad de leer su libro: 10 Ways to Make it Great, sino hasta este fin de semana.

Más que un libro tradicional, diría yo que es un libro de trabajo. Más que un texto con ideas nuevas diría yo que lo realmente innovador de la propuesta de Phil es la manera en que nos hace recordar las más simples, pero frecuentemente olvidadas formas de llevar nuestra vida al siguiente nivel y la forma tan práctica que propone para no esperar más y comenzar a llevarlas a cabo de inmediato.
En resumen diría yo que se trata de una guía diaria para mantener claro el horizonte de nuestras vidas.
Muchos de los concepto del libro son ideas ya compartidas por muchos autores y líderes de opinión en el mundo, así que si bien no podríamos decir que Phil es el descubridor de una gran verdad, sí podemos decir que hace un excelente trabajo predicándola y ayudando con su granito de arena a comunicarla a los demás.

¿Qué verdad? Simple. Que cada uno tiene en si mismo la capacidad de decidir y tomar acciones claras para llevar su vida de lo ordinario a lo extraordinario.

No quisiera echarles a perder la leída de este libro, así que no resumiré el mismo. Solo me limitaré a comentar sobre una de las 10 prácticas que recomienda Phil: “Sueña grandes sueño, haz grandes cosas”

Definitivamente algo clave para llevar tu vida a la grandeza que mereces es soñar en grande. Sé que esto ya lo he dicho en diferentes ocasiones, pero no me cansaré de compartirlo porque es real: “Todo lo que vives lo creas DOS veces, primero en tu mente cuando lo piensas y después en el plano físico cuando lo experimentas”.

¿Y qué mejor manera de pre-crear en tu mente que soñar? No me refiero a soñar con elefantes de colores, Pegaso y un dragón, sino a soñar con nuestra vida ideal.

Pregúntense ahora mismo ¿cómo sería su vida ideal? ¿a qué se dedicarían, con quién vivirían, quienes serían sus amigos ideales, donde vivirían y cómo sería su hogar? ¿En un día normal qué actividades tendrían? ¿Qué elementos de su vida actual, tal y como es, mantendrían y de cuales se desharían?
Si logran responder esto han logrado un primer paso. ¿qué sigue? Soñar, pensar, proyectar, dibujar, crear.

Existen muchas maneras de poner esto en práctica, desde escribir en una sencilla hoja de papel una frase que resuma el sueño de tu vida o dibujar o pegar imágenes que representen dicho sueño. También puedes enlistar cada componente del mismo.
El objetivo, a final de cuentas, es contar con una guía que puedas consultar diariamente y cuantas veces te sea posible durante el día para recordar tu sueño, pensarlo y continuar creándolo.

En su libro, Phil recomienda tener un “cuarto de sueños”, un lugar que designes dentro o fuera de tu casa, pero al que puedas recurrir con frecuencia para soñar en grande. Nada mala idea. Este lugar puede ser cualquier habitación de tu hogar, un parque, un café, etc.
Aunque en lo personal, después de algunos años de trabajar en visualizar mi vida o soñar en grande como diría mi amigo, yo he descubierto que para mi funciona cualquier lugar siempre que traiga conmigo algo donde y con qué escribir.
Ese algo se ha convertido en mi fiel compañero y junto con mi celular, mi cartera y mi reloj, siempre va conmigo a donde yo voy: Mi diario. No es para nada un diario donde escribo como fue cada día, sino que es lo que pensé, como reaccioné y como actué en determinadas situaciones. Sobre este viejo amigo mío detallo como quiero vivir, registros eventos importantes que valga la pena volver a analizar después para seguir creciendo, e imprimo imágenes sobre como veo mi vida futura hoy, plasmo ideas y conceptos que llevar a cabo, como este blog que tiene ya casi año y medio de existir, o un año y 8 meses si cuento el tiempo desde que lo visualicé.
Soñar en grande sí que me ha funcionado. Visualizar tu vida es en verdad una excelente manera de hacer grandes cosas y vivir en grande.

Puede que cada quien tenga una manera distinta de poner esto en práctica, puede ser que cada quien tenga o descubra un lugar especial para hacerlo, puede ser que algunos aún no lo hayan hecho, que otros lo hayan dejado de hacer por un tiempo y puede ser también que muchos de ustedes desde hace algunos días estén pensando en hacerlo.

No importa cual sea su caso, lo importante es que no dejen de soñar, no dejen de crecer y sobre todo no dejen de vivir.

Concéntrate más en colaborar.

¿Cuántas veces no se han visto envueltos en una discusión sin final por una diferencia de opinión y en la que ustedes creen con completa honestidad y entero convencimiento que tienen toda la razón?
¿En cuantas ocasiones han caído en la trampa de un pleito por defender a capa y espada su punto de vista y han perdido mucho más que una simple discusión?

Esta situación es muy frecuente en la familia, entre amigos, en el trabajo y básicamente en cualquier relación entre humanos.

Cada cabeza es un mundo y cada persona interpreta su realidad de una manera muy particular, de modo que lo que parece un color blanco total para ti, para otros es un color hueso nacarado y para otros más un color crema desvanecido.
Y esto definitivamente no esta mal, pues sin lugar a dudas es la diversidad lo que hace tan rica la vida. Lo que está mal, creo yo, es que nos casemos ciegamente con un punto de vista y no permitamos lugar siquiera al más ligero rastro de apertura ante una opinión distinta.

Muchas veces pasamos tanto tiempo trabajando en un proyecto de una cierta manera que cuando algún compañero del trabajo opina diferente buscamos todo tipo de argumentos válidos y otros no tanto para desarmar sus argumentos y comprobar que nosotros teníamos la razón.
Los mismo sucede con frecuencia entre familiares y amigos cuando cada quien tiene un punto de vista diferente sobre algunas costumbres, tradiciones o maneras de hacer las cosas.
Discutimos y defendemos tanto nuestra manera de hacer y ver las cosas que nos perdemos de la oportunidad de escuchar y observar nuevas, y posiblemente mejores, maneras de hacer las cosas. Le cerramos la puerta a un nuevo aprendizaje, dejamos de colaborar, no contribuimos con nadie ni dejamos que alguien contribuya con nosotros y simplemente nos cerramos a la gran oportunidad de talvez, solo talvez, poder estar simplemente mejor.

Así que he aquí una idea:

Concéntrate más en colaborar con los demás y mucho menos en estar en lo correcto.

No pierdas tiempo en discusiones inútiles por defender solo por defender tu punto de vista. Ábrete a lo que los demás tienen que decir. Colabora con ellos, permíteles dar su opinión, escúchalos con detenimiento y por favor NO CONTESTES SOLO POR CONTESTAR.Ten la suficiente confianza en ti mismo como para ser humilde y entender que la tuya no es la única manera de hacer las cosas. Antes de responder haz un esfuerzo por verdaderamente entender la posición del otro y después si lo consideras necesario, haz tu contribución, da tu opinión e intenta encontrar un punto medio en común, crea sinergias y encuentra nuevas y mejores maneras de hacer las cosas.

Y si alguien opina diferente, se los digo de corazón, estoy dispuesto a escucharlo con toda mi atención.

Join the Rush – Age of Conversation

Normalmente no publico ninguna entrada los viernes, pero esta es una ocasión especial y no quise dejar pasar el día sin compartir esta entrada de Chris Willson quien está ayudando mucho a Drew McLellan y Gavin Heaton a correr la voz sobre el libro Age of Conversation.

Join the Age of Conversation Bum Rush on March 29th

Y no lo olviden: JOIN THE RUSH!