De lo cotidiano... y lo no tanto #DLC

Una idea sobre el servicio a clientes.

He aquí una idea: Nunca una cuenta o un cliente se ha perdido por un gran problema o por una enorme falla, sino por la acumulación de pequeñas, a veces casi imperceptibles, malas experiencias que han tenido los clientes con nuestra empresa a lo largo de su historia con nosotros.

Así que, el gran problema por el que creemos que se está yendo nuestro cliente, es tan solo la gota que ha derramado el vaso.

En realidad, y estoy seguro de que muchos mercadólogos estarán de acuerdo con esto, si la relación que han tenido tus clientes con tu compañía ha sido buena, seguramente serán mucho más tolerantes y comprensivos ante cualquier problema mayor.

Por el otro lado, aún cuando tengas el mejor producto o servicio, es más, hasta el único; si el trato que has proporcionado a tus clientes no es el que ellos esperan (y créanmelo, todos esperan ser tratados como reyes), entonces seguramente ante el primer pretexto que se les de, abandonarán su empresa y prescindirán de sus servicios.

Sí, incluso si tienen el mejor de todos los productos.

No me mal entiendan por favor. No estoy tratando de decir que deberíamos cambiar por completo las políticas que las compañías tienen para establecer el nivel de atención e involucramiento que se debe tener con cada cliente de acuerdo a su nivel de inversión o rentabilidad. Aún cuando, en muchas ocasiones, no estoy de acuerdo con los criterios que se utilizan para definir estar políticas, definitivamente creo que estas sí son necesarias para poder manejar una operación rentable.

Sin embargo lo que sí sostengo, es que tratar y dirigirse a los clientes y prospectos con el mayor sentido de importancia, debería ser una política natural y permanente de cualquier empresa.

Después de todo, la gente hace negocio con las personas con las que les gusta tratar, no?

Así que, ¿qué tipo de experiencia le estás proveyendo tú a tus clientes?


Anuncios

Viernes de Guest post: Una gran historia con una aún mayor lección.

El guest post de este viernes es una historia originalmente narrada por Malcolm Forbes y que mi amigo y compañero de trabajo David Hyman y su mamá Barbi, compartieron conmigo ayer.

Una mujer en un viejo y desgastado vestido y su esposo vestido con un viejo traje, bajaron en la estación de tren en Boston, y caminaron tímidamente y sin una cita hacia la oficina del presidente de la Universidad de Harvard.

La secretaria dedujo en un instante que estas personas que venían del campo no tenían nada que hacer en Harvard y probablemente ni siquiera merecieran estar en Cambridge.

“Quisiéramos ver al presidente” dijo suavemente el hombre.

“Estará ocupado todo el día” respondió intempestivamente la secretaria.

“Lo esperaremos” contesto la mujer.

Durante horas la secretaria les ignoró, esperando que la pareja por fin se desanimara y salieran de ahí. No lo hicieron y la secretaria ya frustrada finalmente decidió interrumpir al presidente, aun cuando hacerlo era una tarea que siempre lamentabla.

“Talvez si los ve por unos minutos ellos se vayan” ella le dijo. El exhaló desesperado y asintió con la cabeza. Alguien de su importancia obviamente no tenía el tiempo de atenderlos y detestaba los vestidos y trajes viejos estorbando en su oficina. El presidente, con la cara alzada y llena de dignidad se dirigió a la pareja.

La señora le dijo entonces: “Teníamos un hijo que asistió a Harvard por un año. Él amaba a Harvard. Era muy felíz aquí. Hace como un año murió en un accidente. Mi esposo y yo queremos construir un monumento a el, en algún lugar del campus”.

El presidente no se conmovió, pero estaba en shock. “Madam” dijo a regañadientes, “No podemos poner una estatua de cada persona que asistió a Harvard y murió. Si lo hiciéramos, este lugar parecería un cementario”.

“Oh no” la señora explicó rápidamente, “No queremos alzar una estatua. Nos gustaría regalar un edificio a Harvard”.

El presidente los mire con desden y exclamó: “¡Un edificio! ¿Tienen la más remota idea de cuanto cuesta un edificio? Tenemos más de siete millones y medio de dólares en edificios aquí en Harvard”.

Por un momento la señora permaneció callada. El presidente estaba complacido. Talvéz así de desharía de ellos.

La señora se volvió hacia su marido y en voz baja le dijo: “¿Eso es todo lo que cuesta arrancar una Univesidad? ¿Por qué no abrimos la nuestra?”

Su esposo asintió.
La cara del presidente entonces se marchitó en confusión y sorpresa.

Entonces el señor y la señora Leland Standford se levantaron y salieron caminando de ahí, viajando a Palo Alto, California, donde establecieron la Universidad que hoy lleva su nombre, la Universidad de Standford, un monumento al hijo al que no a Harvard no le importaba más.

Uno puede fácilmente identificar el carácter de la gente de acuerdo a como tratan a aquellas personas que creen que nada pueden hacer por ellos.

¿No es esta una historía que todos deberíamos de leer y sobre todo una lección de muchos deberían de aprender?

¡Gracias David y Barbi!

Miércoles de Mekate en Jueves!

Sí ya se, es jueves y a penas estoy publicando la nota de Miércoles de Mekate, pero verán que vale la pena.

En realidad las últimas semanas han sido muy dinámicas y la agenda ha estado un tanto apretada, convirtiendo el placer de escribir un nuevo post en una tarea más que complicada en estos días, pero afortunadamente no todo en la Blogósfera se trata de escribir, sino también de compartir aquellos posts de otros bloggers que nos han gustado o impactado. Así que por esta ocasión quisiera compartir un post de Seth Godin titulado Marilyn Monroe, the Mona Lisa and Jackson Pollock que este Gurú publicó hace aproximadamente una semana en su estupendo blog.


Que lo disfruten!

¿Tienes buenos contactos o grandes conexiones?

¿A cuanta gente no conoces que continuamente presume sobre todos los contactos tan importantes que tiene en todos lados? “Yo conozco a Tony”, “El era mi cuate en la escuela”, “es amigo del primo del amigo de mi primo…somos muy cercanos”
Pero al momento de acercarse a ellos, su famoso contacto ni siquiera les reconoce.

¿Y a cuantas personas conocen que talvez no tengan contacto con los famosos ejecutivos o reconocidas celebridades, pero que sin embargo a donde vayan, siempre les abren las puertas de par en par?

¿Cuál es su secreto? ¿Dónde está la diferencia? Creo que puede estar en una frase que me quedó muy grabada en la memoria cuando la escuche por primera vez hace ya algún tiempo: “lo importante no es a quienes conoces, sino quienes te conocen a ti”.

Y es que en realidad de poco sirve “conocer” a alguien de la talla de Carlos Slim, si él ni siquiera se acuerda de ti.

Pienso que el error esta en que en casi todos los casos, las personas que presumen de conocer a alguien especial, están pensando en qué pueden sacar de provecho de ese “contacto”, principalmente en forma de un beneficio comercial o de estatus social; y no están pensando en como pueden establecer una verdadera conexión con esa PERSONA, es decir, con el ser humano al que no podemos llamar fríamente “contacto”. 

Y la única manera de crear una verdadera conexión con la gente, por lo menos una que nos lleve a tener una relación a largo plazo, basada en confianza y respeto mutuo, es agregando valor a la otra persona. No queriendo obtener algo de esta, sino por el contrario, querer brindarle algo de lo que nosotros tenemos para compartir.

Talvez estos casos, auque se dan en todo tipo de relaciones, sean más evidentes en el campo de las ventas. De hecho, creo que es justo este error, lo que le ha dado un tan mal nombre a los profesionales de las ventas, no importando la industria para la que trabajen.

Verán, cuando los “contacteristas” (por falta de una mejor palabra) tratan de acudir a sus “contactos” todo el tiempo para ver qué les pueden sacar de provecho y como pueden acceder a sus arcas para tomar más de su dinero, estos “contactos” pueden oler sus intenciones a kilómetros de distancia. Puede ser que en una ocasión estén desprevenidos y no se den cuenta o puede resultar incluso que una vez quieran tener una consideración especial y te concedan “la venta”, pero de algo pueden estar seguros, la próxima vez que se acerquen a ellos para “vender”, no será tan fácil y ellos tendrán una actitud mucho más defensiva con ustedes.

Ahora, si por el contrario, antes de querer vender por vender, tratamos de entender que es lo que la otra parte necesita en realidad y ponemos los intereses de los demás, incluso por delante de los nuestros, sobre todo en este tipo de relaciones cliente-proveedor, lo que estamos haciendo es diciéndole silenciosamente y con hechos a la otra persona: “confía en mi, que lo que quiero es ayudarte”, y cuando hacemos esto con transparencia y sin agendas ocultas, lo que logramos es crear una conexión que nos va a mantener las puertas abiertas con esta persona todo el tiempo, pues sabrá que lo que le recomendamos no es para que nosotros lleguemos a nuestra cuota de ventas, sino para que él cuente con una mejor solución a los retos que enfrenta y siempre estará mucho más abierto a escucharnos y hacer caso a nuestra propuesta.

Definitivamente creo que este es el secreto de las personas que saben establecer grandes conexiones con la gente.

Lo podría resumir en: un novato de las ventas tiene contactos, un profesional establece relaciones.

Viernes de invitados: Con Phil Gerbyshak

El Guest post de hoy es cortesía de Phil Gerbyshak de Make it Great! with Phil Gerbyshak.

Phil comparte con nosotros una entrada muy especial para el, que escribió originalmente en Julio 30 del 2007 y que, como verán, sigue siendo muy relevante para hoy día. ¡Que lo disfruten!

 

De regreso a lo básico

¿Alguna vez se han sentido desalineados y olvidado por qué estan en este planeta? ¿A ratos se preguntan a si mismos qué es lo que les apasiona en la vida?

Yo sí, y quiero pensar que soy algo normal y supongo que ustedes también. Así que cuando Jesse Petersen me pidió que le dijera qué pensaba sobre regresar a lo básico, pensé que esta sería una gran oportunidad de regresar a mis básicos y talvez ayudarles a ustedes a hacer lo mismo.

De regreso a lo básico:

Los principios básicos en la vida de Phil Gerbyshak son:

Sonreír

Divertirme

Ser justo.

Amar a todos.

Vivir mi vida con una actitud positiva, aún cuando las cosas no sean las mejores

Conectar con toda la gente

Ayudar siempre que pueda y contactar a alguien que pueda ayudar cuando yo no lo pueda hacer

Hacer lo que digo y decir lo que hago.

Estos son los principios que guían mi vida.

Ahora, qué voy a hacer para regresar a mis básicos y como pueden ustedes regresar a los suyos?

– Escriban cuales son sus más importantes valores o principios de vida (como sea que les llamen). Incluso pueden hacer lo que yo y ponerlos en su Blog.

– Cada vez que tengan que decidir en qué invertir su tiempo, pregúntense a si mismos “Esto está alineado con mis principios básicos?”, si no lo está, pregúntense: “¿Por qué lo hago?” y después decidan si vale la pena o no. Noten que no dije que no lo hagan sino que vean si vale la pena o no.

– Después de 30 días, audítense a si mismos. Piensen en sus valores y principios. ¿Realmente son los que deben ser? ¿Necesitan a caso redefinirlos?

Y ya está, ahora: de regreso a lo básico.

Un poco de información sobre Phil.

Phil Gerbyshak se autodenomina como un “Relationship Geek” y es autor del libro  10 Ways to Make It Great!, publicado en junio del 2006, mismo que tuvo excelentes críticas.

La misión de Phil en este mundo es simple: Ayudar a la gente a liberar la grandeza dentro de ella, conectando a la gente con las ideas, la gente y la información que necesitan para llevar su vida al siguiente nivel.

¿De qué lado de la balanza estás?

Seguramente han escuchado ya aquella frase que dice: “Todos los que pasan por aquí dejan felicidad a su paso, unos cuando llegan y otros cuando se van

 ¿Graciosa? Talvez, aunque no tanto si nos preguntamos a nosotros mismos “¿Y yo de que lado estoy? ¿De los que llegan o de los que se van?

Estoy seguro de que en muchos de los casos la balanza se inclinaría mucho más de lo que queremos pensar hacia el grupo de los que se van. Así que he aquí la segunda pregunta importante: ¿Qué pensamos hacer al respecto?

La realidad es que, por costumbre y por egoísmo, típicamente nuestra atención está en como nos hacen sentir los demás (cómodos, enojados, alegres, frustrados, etc.), y muy pocas veces pensamos en como nosotros hacemos sentir a los demás, por lo que pensar en cosas que hacer para hacerlos sentir bien esta prácticamente fuera de nuestro foco de atención.

Y la realidad es que no debería resultar nada difícil dejar a las personas con quienes convivimos todos los días mejor de lo que estaban cuando las encontramos. Ni siquiera necesitamos hacer grandes hazañas todos los días, realmente son las cosas más sencillas las que nos pueden ayudar a agregarle valor al día de los demás:

          ¿Que tal saludar siempre con una sonrisa? Pocas cosas son tan contagiosas como una sonrisa, se tú quien contagie a los demás.

          ¿Ó llamar a la gente por su nombre y hacerles saber que los conocemos y que son lo suficientemente importantes como para que sepamos como se llaman?

          ¿Ser amable con todos? Tomarse un par de minutos más para saludar a alguien y escuchar como le va, nada nos va a quitar.

          ¿Celebrar a la gente? ¡Definitivamente! Nunca deberíamos dejar pasar la oportunidad de dejarle  saber a alguien cercano lo mucho que le apreciamos.

Y la lista podría continuar y continuar, pero con algo hay que comenzar, así que he aquí mi sugerencia para esta semana (y todas las demás): ¿Qué tal si ponemos atención en agregarle valor al día de cada persona con quien interactuemos en la semana y tratamos de hacer algo para dejarles mejor de lo que estaban ya? Talvez hasta podríamos recurrir a la clásica, algo trillada, pero siempre útil práctica de usar un frasco en el que por cada persona a la que le hagamos sentir mejor, depositemos una canica, para que al final del día, de la semana, del mes, del año y de nuestra vida incluso, podamos recordar que a final de cuentas sí hicimos algo bueno por alguien más.