De lo cotidiano... y lo no tanto #DLC

ConversaciónES #DLC – Episodio 9.

Conversando con Fernando Santibañez.

IMG_2443

En este noveno episodio de ConversaciónES #DLC tengo una gran charla con Fernando Santibañez, filántropo y publicista, sobre cómo hizo, de un accidente, un cambio en su vida; a cerca de cómo aprendió a no solo dar ayuda pero a recibirla y a pedirla también. Y sobre cómo hoy a través de la moda y arte está haciendo De lo Cotidiano, algo extraordinario.

Escúchalo aquí:

O escúchalo en:

ESLA_Apple_Podcasts_Listen_Badge_RGB  spotify-podcast-badge-wht-grn-330x80

 

 

Keep sharing, keep learning & stay happy.

Estoy profundamente convencido de que todos necesitamos tener un mantra personal que, en una frase, concentre los principios con los que conducimos, día a día, nuestra vida.

Keep sharing (sigue compartiendo), keep learning (sigue aprendiendo) and stay happy (y permanece feliz) han sido, desde hace más de 10 años, mi mantra personal, junto con be grateful (se agradecido), stay healthy (manténte sano), dream & take action (sueña y toma acción), do work that matters (haz trabajo que importe) y be kind (se bondadoso).

Mucho hay que decir de cada uno pero quisiera, hoy, concentrarme en los primeros tres y compartir qué significa para mi seguir aprendiendo todos los días, compartiendo lo (poco o mucho) que sabes y tienes y por qué esto te hace estar más feliz.

Keep learning. 

Mantenerte curioso y con ganas de aprender algo todos los días, no solo te ayuda a hacerte de más conocimiento y a desarrollar nuevas competencias, pero conservar una actitud de eterno estudiante te ayuda también a reconocer lo poco que sabes, crecer tu capacidad de asombro y mantener, con humildad, los pies en la tierra.

Además, como dicen por ahí: “cuando uno deja de aprender deja de crecer, y cuando uno deja de crecer, comienza a morir”.

Y esto no es una frase más, sino una dura realidad.

Aprender nuevas competencias y habilidades puede ayudar a desacelerar el envejecimiento.

Distintas investigaciones han comprobado que “aprender una nueva habilidad como, tocar el violín, afecta el cerebro de muchas formas positivas; crea nuevas conexiones en el cerebro, al formar caminos alternativos en los que la información puede viajar. Más conexiones, significan mayor volumen cerebral y una mayor reserva cognitiva. Incrementar la reserva cognitiva permite, al cerebro, compensar el desgaste natural de los tejidos, asociado al envejecimiento. Y aunque el cerebro termina de crecer al rededor de los 25 años de edad, los adultos aún somos capaces de prevenir los efectos perjudiciales del envejecimiento, al aprender cosas nuevas”.

“Learning a new skill, such as playing the violin, affects the brain in many positive ways; it creates new connections in the brain by forming alternate pathways in which information can travel. More connections means larger brain volume and a greater cognitive reserve. Increasing cognitive reserve allows the brain to compensate for the natural tissue loss associated with aging. Although the brain finishes growing around the age of 25, adults are still capable of staving off the deleterious results of aging by learning something new.” BrainCheck.com

Keep Sharing. 

No solo, la mejor forma de aprender es compartiendo lo que estás estudiando, pero compartir lo que sabes y lo que haces con otros, es una gran ejercicio para entrenar tú generosidad, pues compartir tu tiempo y conocimiento, establece un lazo especial con quienes lo compartes.

Y, por si fuera poco, hacerlo provoca que tu cerebro secrete un gran disparo de serotonina y oxitocina.

Y este es el truco de porque, seguir aprendiendo y continuar compartiendo, te mantienen feliz.

Stay Happy.

La Serotonina es conocida como el químico del liderazgo pues refuerza los lazos entre el líder y el grupo, el maestro y sus estudiantes o entre padres e hijos.
Por un lado, genera una sensación de orgullo y reconocimiento de los logros del otro; y por el otro, nos hace sentir reconocidos y valorados por nuestro círculo social, laboral o familiar. Y no solo eso, sino que genera en los líderes una sensación importante de generosidad con, y responsabilidad por, sus equipos.

Y la oxitocina es conocida como el químico del amor, de la confianza y la amistad, pues es secretada por nuestro cerebro, no solo cuando tenemos contacto físico con otros como con un apretón de manos o un abrazo, pero también cuando hacemos algo por otros. En otras palabras, la generamos cuando tenemos algún acto de generosidad con los demás. Cuando en nuestro entorno nos conducimos con generosidad y bondad, generamos un ambiente de confianza que promueve en los demás actuar también con generosidad.

Y por eso mi mantra, desde hace tantos años, comienza con: Keep Sharing, Keep learning & stay happy.

monito brazos abiertos

 

 

ConversaciónES #DLC – Episodio 8.

Conversando con Brigitte Seumenicht.

 

Biggi S

En este octavo episodio de ConversaciónES #DLC tengo una gran plática con Brigitte Seumenicht, coach y conferenciante internacional, sobre cómo dejo la vida corporativa para, desde afuera de estas, poder ayudar al desarrollo de sus integrantes. Platicamos sobre el trabajo que hace con distintas organizaciones en temas en innovación y creatividad. Y finalmente sobre su historia profesional, lecciones de vida y hábitos que le han permitido hoy hacer, De lo Cotidiano, algo extraordinario.

Escúchalo aquí:

O escúchalo en:

ESLA_Apple_Podcasts_Listen_Badge_RGB  spotify-podcast-badge-wht-grn-330x80

 

 

 

ConversaciónES #DLC – Episodio 7.

Conversando con la Dra. Mercedes Jahn

mercedes jahn

En este séptimo episodio de ConversaciónES #DLC converso con mi querida Master Coach, la Dra. Mercedes Jahn sobre su trayectoria como Coach, historias de éxito, personal branding, NeuroCiencia y cómo, a través del coaching ha ayudado a altos ejecutivos a hacer De lo Cotidiano, algo extraordinario.

Un episodio más, imposible de dejar pasar.

Escúchalo aquí:

O escúchalo en:

ESLA_Apple_Podcasts_Listen_Badge_RGB  spotify-podcast-badge-wht-grn-330x80

ConversaciónES #DLC – Episodio 6.

Conversando con Marissa Russell Markova.

Captura de pantalla 2019-04-21 a la(s) 22.12.15

En este sexto episodio de ConversaciónES #DLC tengo una gran plática con Marissa Russell Markova, fundadora y directora de Balance 22 y Markova Productions, sobre como ha trabajado para hacer de la epilepsia, padecimiento con el que ha tenido que aprender a vivir, la llevo a aprender a manejar la ansiedad y angustia y crear un nuevo espacio en Balance 22 para ayudar a otros a encontrar su balance personal.

Este es un episodio que ¡no se pueden perder!

Escúchalo aquí:

O escúchalo en:

ESLA_Apple_Podcasts_Listen_Badge_RGB  spotify-podcast-badge-wht-grn-330x80

ConversaciónES #DLC – Episodio 5

Conversando con Luis Gaitán.

Luis Gaitán

Aquí el quinto episodio de ConversaciónES #DLC.
En este capítulo, comparto una extraordinaria charla con Luis Gaitán, Director Creativo Regional de Uber en América Latina, quien además en su trayectoria, cuenta con la experiencia de haber liderado los equipos creativos, no solo de algunas de las más destacadas agencias de publicidad en Francia, España y México con agencias como JWThompson, Publicis y Double You, sino también de Google en México.

Conversamos sobre su experiencia, sobre su transformación personal y profesional y sobre la importancia de saber cuáles son tus más grandes prioridades en la vida para actuar en consecuencia.

¡Definitivamente, un episodio que no puedes dejar de escuchar!

spotify-podcast-badge-wht-grn-330x80

Escúchalo también en Spreaker

Señalar o resolver.

monito escondidoComo enfrentas los problemas hace toda la diferencia.

Puedes lamentarte y culpar a todos y a todo por los problemas que tienes o puedes tomar acción para resolverlos, pero no puedes hacer las dos cosas a la vez.

Puedes señalar todo lo que cada una de las personas a tu alrededor han hecho mal, escondiéndote atrás de tu dedo y del falso consuelo de tu juicio a los demás o puedes asumir tú responsabilidad, entender que has hecho o dejado de hacer tu, para contribuir a crear el problema, pero sobre todo qué puedes hacer para resolverlo.

Puedes ausentarte del problema, exigiendo desde las gradas que otros resuelvan aquello que es tú responsabilidad o puedes crecer y hacerte cargo de la solución.

Puedes gritar, señalar y acusar, haciendo así más grande el problema o puedes tomar un respiro, dar un paso atrás, hacer la preguntas correctas y entender la razón del problema para trazar un plan de acción que ejecutar, paso a paso, de la mano de tu equipo.

Puedes aislarte de todos, echándole el problema encima a otros e ignorando tú responsabilidad y la oportunidad de aprender cómo resolver y evitar futuros problemas; o puedes tomar al toro por los cuernos, tomar acción, hacer tuyo ese aprendizaje y construir una relación mucho más fuerte con tu equipo y con otros más.

Puedes refugiarte y esconder tus carencias o puedes dar la cara y sacar lo mejor de ti.

Ambas alternativas toman la misma cantidad de energía.

Una, la primera, te deja seco , desgastado, enojado y sin energía.

La otra, la segunda, puede que te deje cansado, pero sin duda, al final, estarás tranquilo, en paz y energizado sabiendo que has hecho lo que tenías que hacer.

ConversaciónES #DLC – Episodio 3.

Conversando con Karla Wheelock!

IMG_2324

Listo el tercer episodio de ConversaciónES #DLC en el que tengo una increíble plática con la inigualable Karla Wheelock!

En este episodio Karla nos comparte su historia y aprendizajes al lograr alcanzar las 7 cumbres más altas del planeta, entre las que destacan el Cerro Aconcagua, el Monte Kilimanjaro y haber hecho el primer ascenso femenil latinoamericano por la ruta norte en el Monte Everest.

Además de compartirnos como hace hoy, De lo Cotidiano, algo extraordinario.

Karla es Autora de los libros: El tercer polo, ascención al Everest y Las 7 cumbres.  Y una de las más buscadas conferenciantes y coaches en materia de Liderazgo ético sustentable.

spotify-podcast-badge-wht-grn-330x80

Escúchalo también en Spreaker.

 

ConversaciónES #DLC – Episodio 2.

Conversando con Jorge Ruíz Escamilla.

dab65b92-174e-45a9-aaeb-332ce306bba3 (1)

En este segundo episodio de ConversacionEs #DLC, tengo una gran plática con un querido amigo y viejo compañero de batallas: Jorge Ruíz Escamilla primer director general de Facebook en México y Centro América, director comercial de Televisa Interactive Media, Director de ventas de YouTube en México y miembro del equipo fundador de Google en México y actual socio fundador del Instituto Superior para el Desarrollo de Internet.

Conversamos sobre su historia, sobre la toma de riesgos para continuar creciendo y desarrollando tu carrera y sobre la importancia de seguir estudiando y aprendiendo todos los días.

spotify-podcast-badge-wht-grn-330x80

Escúchalo también: Spreaker

De sí y de no.

Decir sí es fácil, decir sí es lo popular. A todos nos encanta ser la persona positiva, el héroe incondicional que lo resuelve todo con un sí.

Decir no es complicado, decir no nos presenta huraños y negativos. A nadie le gusta ser quien dice que no.

Decir sí nos gana sonrisas, decir no nos gana miradas de desaprobación.

Pero decir sí a todo es decirnos no a nosotros mismos.

Decir sí a todo favor pedido, decir sí a todo nuevo proyecto no contemplado, decir sí a toda petición en el trabajo, en casa, a nuestros amigos; es empeñar nuestra palabra y crear la esperanza de que cumpliremos todo a lo que hemos dicho que sí, aún cuando sabemos que las probabilidades de lograr cada compromiso prometido con un fácil sí, no son tantas en realidad.

Decir sí puede ser engañoso para nosotros mismos.

Decir sí de forma espontánea a cada petición nos hace sentir bien, nos sentimos generosos y no solo conectamos con la otra persona mientras que nuestro cerebro libera oxitocina y serotonina, pero también logramos la validación de alguien más lo que nos genera una sensación de placer en tanto nuestro cerebro libera dopamina, y así nos volvemos adictos a decir que sí.

Pero decir que sí a la agenda de todos los demás, es decir que no a lo que nosotros mismos queremos hacer, a nuestros sueños, a nuestros planes, a nuestro trabajo, a nuestro propósito de ser.

Decir que sí al camino de otros es alejarnos del nuestro y abandonar nuestros planes, aún si es tan solo por un momento.

Alejarnos de nuestros proyectos, posponer nuestras prioridades y planes para favorecer las de otros solo porque no pudimos vencer la tentación de decir sí, invita a nuestros días al estrés que crece cada día más, de la mano de la angustia que nuestro  cerebro secreta en forma de cortisol. Entonces viene el agotamiento, el desgaste, la falta de energía para hacer todo aquello que dijimos que íbamos a hacer.

Y la única opción que nos queda es decir no. No a más síes.

Sí a nosotros, a nuestro tiempo y a nuestro paso.

Y sí a decir que no.

Un mentor, un coach, un porrista y un amigo entran a…

No, no se trata del inicio de un chiste, sino de la gente que necesitamos que entre en nuestras vidas, las personas de las que deberíamos rodearnos  y de los roles que debemos asumir.

Hablar de estos cuatro roles no es descubrir el hilo negro, ni inventar la rueda.
Probablemente muchos hayan escuchado a personalidades como Tim Ferris o Chris Hogan compartir la importancia de estos roles en distintos foros.
Pero debo preguntar: ¿Qué tanto estamos poniendo atención a esta recomendación? Tener y ser para otros, un mentor, tener y ser para otros un un coach, tener y ser para otros su porrista, tener y ser para otros su amigo incondicional.

Tener un mentor se trata de encontrar a alguien que haya avanzado ya sobre el camino que pretendemos recorrer, alguien que con tiempo, trabajo, estudio y dedicación a un propósito similar al nuestro, va delante de nosotros y que con generosidad está dispuesta a compartirnos su experiencia; dejarnos ver sus retos, sus errores y sus aciertos. A prestarnos sus lecciones, como nuestras, para hacernos un poco más visible el camino que queremos andar.

Tener un coach, no es tener un mentor, ni un psicólogo, ni un doctor.
Tener un coach significa tener a nuestro a lado a una persona que con su preparación y experiencia, nos ayude a entender dónde estamos, a definir a dónde queremos llegar y a esbozar un plan para lograrlo.
Un coach, nos mantiene fieles a ese plan. Un coach no consiente, no complace. Un coach no nos da las respuestas, pero sin duda nos ayudan a encontrarlas. Mejor aún, un coach nos mantiene honestos y claros y nos lleva a plantearnos aquellas cosas que no nos hemos atrevido a preguntar. Un coach nos da el empuje que necesitamos para continuar y avanzar.

Tener un coach no siempre es suficiente.  Necesitamos también saber que hay alguien más allá afuera que cree en nosotros, un porrista.

Un porrista que celebre nuestros logros incluso antes de tenerlos. Un porrista que al inicio del día, con su mirada nos dejan ver que creen en nosotros y que por la noche nos abraza y nos dice mañana será otro día para continuar.

Y un amigo. Un amigo con quien conversar y compartir nuestros secretos, nuestros sentimientos, miedos y anhelos. Un amigo que conozca nuestra historia y nuestro por qué.  Un amigo que a veces solo escuche y en otras nos ponga en nuestro lugar.

Y así como necesitamos de un mentor, un coach, un porrista y un amigo, necesitamos serlo para otros también, pues compartir es aprender y aprender es crecer.

Compartir como mentor de alguien más aquellas lecciones que tanto nos dolió aprender. Prestar la luz obtenida en nuestro camino para alumbrar un poco el de quien viene atrás y ayudarle a sortear los retos que ha de enfrentar.

Ayudar como coach a quién está intentando encontrar y ganarse su lugar. Ayudarle a trazar un plan, fijar objetivos y acompañarlo en el camino que ha de comenzar.

Celebrar, como porrista, hasta los más pequeños logros de alguien más. Y prestarle cada nuevo día nuestro ánimo y confianza interminable en que ellos lo pueden lograr.

Y ser de alguien especial un amigo leal, honesto, sin intereses. Un amigo incondicional.

 

 

Re-ordenando la indisciplinada búsqueda de más…

La temible, eterna, terrible e indisciplinada búsqueda de más… más negocio, más clientes, más dinero, más productos, más servicios, más audiencias, más objetivos, más resultados, más premios, más críticos, más tomadores de decisión, más gente a quien dar gusto y más maneras de hacerlo. Más que hacer y más que ser para más… ¿pero para más qué?

Dicen que no está clara la fórmula del el éxito pero la del fracaso es, sin duda, querer ser todo para todos y todo a la vez; abriendo frentes a diestra y siniestra, diluyendo la capacidad de nuestros recursos en tantas áreas como se alcancen a ver, dejándonos frágiles y reducidos a la apariencia de ser lo que no se es.

Con tal de parecer ser los mejores, los más grandes, los más capaces… sin importar lo que implique, buscamos “aprovechar” (sí, así, entre comillas) la primera y cualquier otra “oportunidad” que vemos frente a nosotros; sacrificando el enfoque de hacer aquello que mejor sabemos hacer.

Nos llenamos de tareas y pendientes que nos hacen ver como personas o empresas ocupadas, con mucho que hacer, pero dejándonos poco espacio para avanzar, pues con tantos objetivos hemos saturado el camino, llenándolo de obstáculos producto de nuestra propia y, con frecuencia, trivial y artificial complejidad.

Como si la locura de ocuparnos hasta exhaustarnos, nos otorgara un especial nivel de estatus en la sociedad.

Pero no es así; como dice Brené Brown, lo único que esto hace es adormecernos y darnos una salida para escapar de lo que realmente es importante que hagamos, de lo que nos da tanto miedo hacer, de lo que nos enfrenta a la real vulnerabilidad de crear y avanzar.

Reordenando con enfoque y simplicidad.

Pero sí podemos más, sí podemos ser los mejores en lo que hacemos, sí podemos ser los más capaces también.

Recordando con claridad cuál es nuestra más básica y primera razón de ser.
Ese motivo que despertó en nosotros o nuestra empresa, por primera vez, la intención de hacer lo que hacemos.

“Start with the why”, diría Simon Sinek.
“Put first things first”, decía el Dr. Stephen Covey.
Y “Keep the main thing the main thing”, explica David Cottrell.

Para recordarnos que la clave esté en enfocarnos con simpleza absoluta en esa única y gran cosa que se ha convertido en nuestra misión. Organizando nuestros esfuerzos y ordenando nuestras acciones bajo esa real, inspiradora y crucial razón de ser que nos ayuda a dar prioridad a cada acción.

Preguntándonos, esto que estoy por hacer, este nuevo objetivo que quiero perseguir, esta responsabilidad adicional que quiero asumir ¿Construye hacia mi objetivo principal? ¿Está alineado con los intereses y prioridades de la organización? ¿Responde a la visión estratégica del negocio?

Y trabajando así con enfoque y simplicidad.

Captura de pantalla 2015-03-08 a la(s) 20.43.22